“Los 20 estudiantes aceptaron el llamado para bautizarse. El presidente de la Asociación me dijo que yo los bautizaría, pero que tendría que decírselo a la junta de la iglesia para que no se sorprendieran cuando llegara el sábado y vieran a una mujer bautizando. Cuando les dije a los miembros de la junta que yo haría los bautismos, el primer Anciano dijo: “Entonces el bautismo será tan insignificante como bañarse”.

En estos dos años tuve muchos momentos de indignación como el de arriba: momentos de tristeza cuando una pastora es despedida sin ninguna necesidad.

También supe de historias relacionadas con mujeres jóvenes de Latinoamérica que acababan de empezar:

Recibí un llamado para servir como obrera bíblica en uno de los distritos (3 iglesias) mientras terminaba mi cuarto año. Fue una experiencia de crecimiento y bendición. Dios me confirmó que es lo que quiero hacer por el resto de mi vida. Después de un año el contrato no fue renovado. Sin ninguna razón. Me gradué, sin trabajo.

Los escuché de pastores veteranos en África:

Estoy confundido si ya soy una pastora. Estudié teología. Fui empleada por la Asociación— como pastora, me dieron iglesias y un distrito para pastorear. Más tarde fui empleada por la Asociación como Directora del Ministerio de la Mujer. Pero ahora me queda es autor-realizarme en mi ministerio.

No obstante, otra mujer que se formó en teología en la década de 1980 dijo a la Asociación de Mujeres Adventistas que “en muchos aspectos fracasé en ser pastora”. Su fracaso, según ella, se debió a que no se le dio la oportunidad de trabajar en un entorno eclesiástico. Otra mujer de Oceanía dijo que, incluso después de que su cultura local hubiera cambiado para aceptar más a las mujeres dirigentes y parlamentarias, e incluso después de años de trabajar como pastora, todavía no está segura de cómo su propia congregación ve a las mujeres en el ministerio.

¿Cuántas somos?

Llámenme optimista, pero creo que, si se conociera el verdadero número de mujeres pastoras en la iglesia adventista, las Divisiones y los administradores de la Asociación General no podrían ocultar que Dios está obrando a través de las mujeres. ¿Cómo se podría discutir el llamado de Dios a una mujer que en su primer año bautizó más que todos los pastores varones de su país juntos?

A veces, simplemente me indigno. Por ejemplo, pienso en un presidente de División que insistió en que su territorio no aceptaría a las mujeres como ministras desde el punto de vista cultural, ¡cuando cuatro países de su división dependen de las mujeres como pastoras de la iglesia en solitario! Otro presidente de División dijo que apenas están revisando la teología de permitir que las mujeres sean Ancianas, y tres meses después, una de sus Asociaciones comisionó a su primera mujer pastora. ¿Por qué no lo sabían estos líderes?

Hay algo de cierto en el lema del censo: La gente no cuenta a menos que sea contada.

Así que me propuse contar. ¿Cuántas pastoras adventistas hay? Es una pregunta sencilla con una respuesta muy dudosa.

No soy la primera en intentarlo. Patty Marruffo, ahora Secretaria Ejecutiva de la Asociación del Sureste de California, intentó presentar un recuento de pastoras internacionales en su servicio de ordenación, y se encontró con los mismos problemas que yo.

¿Quiénes cuentan cómo pastores?

Hay dos temas principales.

En primer lugar, ¿quién es un pastor? Por ejemplo, ¿cuentan los capellanes o las directoras del Ministerio de la Mujer? ¿Cómo los identificamos? A menudo, a un obrero bíblico masculino se le llama “ministro”, mientras que a una mujer se le llama “hermana”. Más importante aún, un hombre que tiene éxito en los esfuerzos pastorales es apoyado para seguir estudiando y ser reconocido, pero una mujer no lo es. Si una mujer financia sus propios estudios, como hizo May Chilumbi de Zambia, se le sigue llamando evangelista itinerante, no pastora, ¡en su propio funeral!

En segundo lugar, casi todos los niveles de la administración de la Iglesia Adventista han obstaculizado la recopilación de información.

Hasta el último trimestre de este año, incluso preguntar por el número de mujeres pastoras en los Estados Unidos se sentía como una luz difusa. La División y las Uniones dicen que no es su trabajo, y las Asociaciones reaccionan como si les pidiera la dirección de su casa: “¡No se nos autoriza a darle esa información privada!”.

¿Quién iba a decir que un simple número se consideraría una invasión de la privacidad?

Pero el recuento es importante. A un presidente de División, nuevo en el cargo, le preguntaron cuántas mujeres en el ministerio tenía en su División. Después de dar la respuesta habitual de que “las Divisiones y las Uniones no guardan este tipo de datos”, se aventuró a hacer una conjetura. Resulta que el número de mujeres en el ministerio en su División era diez veces mayor que el que había calculado. No quería ser ingenuo. Simplemente no tenía ni idea porque no le habían dado las cifras.

En enero de 2022, la División Norteamericana anunció que ahora mantiene una base de datos de mujeres en el ministerio. La División del Pacífico Sur, que quizás fue la primera en asignarle a sus Uniones la responsabilidad para contar y cuidar a las mujeres en el ministerio, también está recopilando datos. La División Interamericana se mostró bastante favorable, y la División Transeuropea se mostró entusiasmada con las perspectivas de un recuento mundial. (Pero cuando se les pidió un recuento preciso, todo lo que pudieron ofrecer fue el total del retiro pastoral de mujeres de hace unos años).

Sin embargo, fuera de estas Divisiones, las cosas siguen siendo turbias.

Mi protesta en botones  

Así que, en señal de protesta, hice algo hermoso para celebrar a estas mujeres que no se sienten contadas.

Mientras compraba un vestido de gala de la Asociación de Mujeres Adventistas, vi uno con un diseño de mapamundi. Mi mente empezó a dar vueltas. Decidí hacer mi propio vestido con un mapamundi colgado en la pared. Luego, mientras veía las noticias de la noche, cosí lentejuelas para cada una de las mujeres del ministerio que pude encontrar. Aunque tenía un aire bastante clandestino y conspirativo, también era inmensamente tierno coser lentejuelas para amigas, compañeras y mujeres que no han recibido el simple reconocimiento de ser contadas. ¡Y quién podría discutir con algo tan bonito!

Me sorprende que, a pesar de todo el dolor y la frustración, el vestido haya resultado mucho más bonito de lo que esperaba. No todos los días se puede llevar un vestido de diseño hecho a mano y a medida que predica un mensaje tan fuerte.

Y hay lentejuelas en todos los continentes. Elegí diferentes colores para las pastoras, capellanas, administradoras, teólogas y obreras bíblicas de sostén propio. Después de ver el número de evangelistas itinerarias en Zambia y de profesoras adventistas en Trinidad, añadí otra categoría para las trabajadoras de la Biblia y enseguida se me acabaron las lentejuelas verdes para ellas. No pude resistir una categoría especial para personas como Olga Murga, porque no se puede presumir y negar a la vez a la misma persona.

Estoy segura de que mi recuento es una gran estimación. Conozco a dos pastoras independientes que ejercen su ministerio en Rumanía, pero ¿Qué probabilidades hay de que conozca personalmente a todas las mujeres de sostén propio que trabajan allí? Seguro que hay otras. Y, a decir verdad, algunos países eran demasiado pequeños en el mapa para que cupiera el número de pastoras. China, Estados Unidos, Papúa Nueva Guinea… sólo tienen la mitad de las lentejuelas que deberían tener.

La conclusión es: Es un hermoso vestido, que representa a una hermosa iglesia llena de pastoras impresionantemente capaces y talentosas, pero subestimadas, que ya no pueden ser ignoradas.

¡Aunque todavía estoy esperando los nombres de esas pastoras de habla hispana en Japón!

 


Nerida Taylor Bates es la presidenta de la Asociación de Mujeres Adventistas. Es una científica pediatra (MD, PhD) originaria de Australia, que ahora vive en California. Tiene tres hijas mayores y disfruta de los viajes y la historia familiar..

Para comentar, dale clic aquí.