La primera parte la puedes leer dándole clic aquí. 

Hay todo un conjunto de escritos en la Biblia, que cuenta con cientos de versículos, que otro grupo del pueblo de Dios consideraba como su plano. Las leyes de la Torá contenían los rituales del culto, pero también reglas muy precisas sobre cómo construir sus casas, cómo administrar sus tierras y sus animales, la forma en que debían llevarse las relaciones familiares, cómo cortarse el pelo y tratar a sus esclavos, qué cultivos plantar y qué telas usar, precisamente qué comer y qué no comer, las costumbres sexuales y corporales, y mucho más.

Estas personas creían que, si seguían el plan, Dios les garantizaría el éxito:

Así dice el Señor Todopoderoso: “En aquellos días habrá mucha gente, de todo idioma y de toda nación, que tomará a un judío por el borde de su capa y le dirá: ¡Déjanos acompañarte! ¡Hemos sabido que Dios está con ustedes!” (Zacarias 8:23 NVI)

Sigan las reglas y Dios se encargará de que se conviertan en el equivalente antiguo de lo que hoy son “influencers”. Si no sigues el plan, Dios te maldecirá para que tú y tu tribu pierdan todas sus bendiciones:

Lo mismo hicieron sus antepasados, y por eso nuestro Dios envió toda esta desgracia sobre nosotros y sobre esta ciudad. ¿Acaso quieren que aumente la ira de Dios sobre Israel por profanar el sábado? (Nehemías 13:18)

Pregunta: ¿por qué los adventistas hoy no mantenemos también ese modelo? ¿Por qué los hombres no nos dejamos el pelo largo y tomamos varias esclavas como esposas? ¿Por qué nuestras mujeres no dejan la casa durante su menstruación y viven en tiendas en el desierto durante una semana? ¿Por qué no resolvemos las cuestiones de fidelidad sexual haciendo que la mujer acusada beba barro del sucio suelo del tabernáculo?

¿Describen estas normas estrictas con exactitud la personalidad de nuestro Dios, que en estos planos parece tan controlador como la madre que he mencionado antes? Las reglas fuertes no hacen personas perfectas. Los cristianos sabios se dan cuenta de que ese conjunto de reglas no funcionó en primer lugar. Israel fracasó en “todo lo que el Señor ha dicho, lo haremos“, porque las personas no son, por naturaleza, capaces de vivir al ritmo de un plan de vida tan detallado.

Otra razón es que, a medida que pasa el tiempo y el mundo cambia, incluso las buenas reglas quedan superadas, como lo son ahora las reglas de la Torá, y como también está sucediendo con el plano de Ellen White. Al final, la gente hace normas porque piensa que Dios es una criatura exigente que sólo está contenta con nosotros si le obedecemos perfectamente, por muy arbitraria que sea la norma.

Que es precisamente por lo que Jesús seguía diciendo sobre ese viejo plano: ” Ustedes han oído que se dijo a sus antepasados…pero yo les digo…” Jesús sustituyó el plano de normas por una salvación basada en la aceptación, el perdón y la gracia, ¡gracias a Dios!

Entonces, ¿por qué debemos los adventistas estar tan apegados al modelo de Ellen White? ¿No debería el hecho de que Jesús dejara de lado el modelo de la Torá decirnos que la idea de un plano es un insulto al carácter de Dios, por no mencionar que es una forma inmadura y en última instancia infructuosa de vivir?

Lamentablemente, algunos todavía usan las reglas del “plano” del Antiguo Testamento, además del plano de Ellen White. Pero lo hacen de una manera bastante subjetiva y sin principios: escogen los elementos que quieren seguir, como los alimentos limpios e impuros y la condena de la homosexualidad. El resto lo ignoran. ¿Cuándo ha visto usted a un adventista preocuparse por si su camisa o vestido era de fibras mixtas -algo claramente condenado en la Torá-?

Principios correctos, no soluciones correctas

Así que planificar nuestras opciones de vida no es una forma útil de vivir. No funcionó en Israel. No funciona hoy en día. Los que tienen un apego a los planos que retrasan, detienen o dificultan, terminan haciendo cosas tontas, como la pareja que conozco que pidió dinero a todos sus amigos para iniciar un ministerio de “vida natural”, se mudó al campo y se filmó para YouTube tratando torpemente de cultivar con caballos. Me hubiera gustado recordarles que YouTube tampoco está en los planes y que, de hecho, la difusión de sus intentos de predicar de forma ofensiva y, en última instancia, infructuosa, de vivir según el plan terminó por hacerlos a ellos y a su plan irrisorios.

No, el plano es una noción bien intencionada, pero sobre todo romántica: nadie necesita vivir como la gente en el siglo XIX para ser cristiano, y mucho menos como los hijos de Israel en el desierto.

Así que volvamos a los principios de las Escrituras, principios que son eternos. Sin duda, los principios morales de los Diez Mandamientos funcionan en todos los contextos y culturas a lo largo de la historia. Los frutos del espíritu nunca son obsoletos, y lo mismo puede decirse de las Bienaventuranzas y del sermón del monte; de hecho, de todas las parábolas y enseñanzas de Jesús. Isaías 58 y Mateo 25 revelan las prioridades de Dios, y esas prioridades tienen que ver con la bondad hacia las personas, no con la elección de alimentos ni con las universidades bíblicas libres de ciencia.

La Biblia tampoco es ambigua en cuanto a lo que es el pecado: los Diez Mandamientos proporcionan una guía bastante clara. La Biblia es igualmente clara sobre lo que deben hacer las personas piadosas: “que hagas lo que es correcto, que ames la compasión y que camines humildemente con tu Dios” (Miqueas 6:8 NTV), junto con “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti”, es el marco de una vida moral.

La Biblia nos pide que vivamos de acuerdo con esos principios, y debemos hacerlo.

Afortunadamente, la Biblia añade que, dado que “todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”, Dios nos da, a través de Jesús, el don de la vida eterna. Esto es mucho mejor que esperar que un conjunto de soluciones perfectas, aplicadas con una disciplina implacable, nos lleven a una vida perfecta o a instituciones perfectas.

Lo que he descubierto es que cuando esas soluciones perfectas no funcionan, la gente acaba culpándose a sí misma y a sus compañeros, en lugar de apuntar correctamente a la noción errónea de que hay un plan a seguir que garantiza la felicidad. ¿De qué sirve tener un Dios amoroso, perdonador, omnipotente, que da la felicidad y que está deseoso de salvar, si tenemos que culparnos por el fracaso de las promesas de Dios? Ese tipo de causa y efecto, de ganarse la vida, es precisamente cómo funciona la economía mundana. No es así como Dios da bendiciones: Dios deja que la lluvia caiga sobre todos.

No hay vidas ideales

Hasta que lleguemos al cielo y a la nueva tierra, la vida nunca tendrá sólo buenos resultados. Incluso las personas con dietas perfectas se enferman y mueren. Incluso las personas que hacen el culto diario en sus familias pueden tener problemas irreparables de relación. No todos los niños a los que se les enseña perfectamente y se les cría según un plan resultan perfectos. No todos los matrimonios acaban siendo fantásticos sólo porque los miembros de la pareja oren juntos y coman juntos comida vegana.

En resumen, como solía recordar a los miembros de mi iglesia, no hay vidas ideales, y es un engaño diabólico albergar esperanzas en ese sentido.

Por eso necesitamos el perdón y la gracia de Dios. La vida no es un conjunto de ecuaciones con una sola respuesta correcta. Los seres humanos tienen vidas mucho más complejas de lo que cualquier plano puede prever. Por eso, me parece que lo mejor es vivir según principios bíblicos de sentido común, en lugar de adherirnos a una lista de reglas precisas.

Mientras sigamos intentando alcanzar la perfección con un plan, fracasaremos tan estrepitosamente como la gente de la ciudad que intenta cultivar con caballos. Es probable que fracasemos en nuestros grandes planes corporativos y en los más personales. La vida no es sólo una lucha por la perfección. La vida depende de la aceptación de que el proyecto simplemente no nos dará lo que buscamos, porque nuestro valor está en nuestro Dios que “amó tanto al mundo” que a través de Jesús la gracia se derramó generosamente sobre nuestras vidas imperfectas como un aceite curativo.


 

Loren Seibold es el Editor Ejecutivo para Adventist Today

Para comentar, dale clic aquí.