En unas memorias publicadas en la revista New Yorker (22 de agosto de 2022), el escritor Hua Hsu cuenta cómo su familia trató de superar las barreras para alcanzar el éxito en su nuevo hogar en Estados Unidos. “Al igual que muchos inmigrantes que valoraban la educación, mis padres tenían fe en el dominio de los campos técnicos -matemáticas y ciencias- en los que las soluciones no se dejaban a la interpretación”, escribe Hua Hsu. “No se podía descartar la solución correcta”.

Pero al final, Hua Hsu admite que tener las soluciones correctas no era suficiente: su padre regresó a Taiwán porque en Estados Unidos “el ascenso a los niveles más altos parecía estar ligado a factores arbitrarios, como el color de la piel”.

De ahí las limitaciones de las respuestas correctas. Resulta que el conocimiento no es suficiente. Tampoco lo es la buena disciplina o el trabajo duro.

La vida es más complicada que eso, profesional y espiritualmente.

Viviendo de las soluciones correctas

Hay cristianos que construyen toda su vida en torno a tener todas las respuestas correctas. Es un mito muy arraigado entre los cristianos que el conocimiento de las verdades correctas y aplicarlas a su vida dará resultados simples y perfectos, como si los problemas matemáticos de los libros de texto tuvieran siempre respuestas simples y claras.

Algunos cristianos se aplican estas soluciones correctas a sí mismos, pero a menudo las más restrictivas las aplican a otros. Las mujeres son un objetivo particular: sus cuerpos, sus roles y su apariencia. Últimamente, algunas personas quieren aplicar sus respuestas correctas a las estructuras de toda la cultura, como el esfuerzo por hacer que las leyes gubernamentales se ajusten a las convicciones religiosas personales de un grupo.

Los adventistas tenemos nuestro propio apego a la idea de la “respuesta correcta”, porque reclamamos una lista inusualmente extensa de soluciones correctas. A menudo escucho referirse a los escritos de Ellen White como “el plano”. Como una maqueta de plástico o un paquete plano de legos, todas las piezas están ahí; sólo hay que ensamblarlas según el folleto, paso a paso. Estas personas creen que no queda nada por interpretar: sólo necesitas nuestras respuestas correctas y la disciplina para aplicarlas, y tendrás una vida perfecta.

La idea de que Dios tiene un plan perfecto para tu vida es atractiva para los jóvenes cristianos sinceros, que tienen muchas preguntas sobre su futuro. Si oro y sigo la guía de Dios a la perfección, Dios me dará la carrera perfecta, la pareja perfecta. Mis problemas personales (la depresión, la soledad, la tentación sexual, las dudas sobre mí mismo) desaparecerán por arte de magia y acabaré teniendo una vida ideal.

Una madre adventista concienzuda me dijo una vez: “Si educas a tus hijos según el plan de Dios, producirás hijos perfectos y exitosos”. La conozco bien, y sé que hizo todo lo que estaba en su mano (“poder” es un concepto clave aquí) para criar a sus hijos perfectamente.

Pero resulta que los niños no son robots a los que se pueda programar a la fuerza con respuestas correctas para que realicen las acciones deseadas durante el resto de sus vidas. Sus hijos se convirtieron en adultos frustrados que compensaron el exceso de control en su infancia con elecciones muy diferentes a las que se les exigía cuando eran jóvenes.

Conozco a un joven que estudió para el ministerio porque estaba seguro de que si lo hacía Dios le quitaría la atracción por otros hombres y lo transformaría en un hombre heterosexual. Por supuesto que eso no ocurrió, y al final se declaró ateo porque esa expectativa no se cumplió.

Por supuesto, la mayoría de los que afirman vivir perfectamente según el modelo, en realidad eligen qué partes del modelo quieren seguir. Pueden tener cierto éxito en disciplinarse en algunos aspectos del plano, como comer bien, o controlar rígidamente a sus familias, pero a menudo el costo son las buenas relaciones, la felicidad y la paz mental. Acaban criticándose a sí mismos y a los demás, y rara vez son capaces de inspirar a la siguiente generación con algo más que culpa.

El modelo institucional

Algunos años atrás, Adventist Today publicó una noticia sobre uno de nuestros colegios de la División Norteamericana que tenía problemas financieros. No recuerdo cuál era, ya que muchos han sufrido esos problemas. Sin embargo, si me acuerdo que, de uno de los comentarios, porque me impresionó lo suficiente como para copiarlo:

Lamento oír que el colegio tiene problemas. Pero no olvidemos que Dios trazó hace tiempo un plan para el éxito de nuestras escuelas. Debían proporcionar oportunidades de trabajo en la agricultura. Nuestros colegios han fracasado financieramente hasta el punto de que han perdido sus huertos, jardines, granjas y lecherías, y escolásticamente ya que se han movido hacia la enseñanza de la ciencia moderna en lugar de la ciencia del Espíritu de Profecía.

Sentí cierta simpatía por el que escribió el comentario, porque sé lo seductora que es la noción de que existe un plano simple y claro, si lo seguimos, todo saldrá a la perfección. Creo que la persona que escribió esto creía que seguir el plano deja de lado la necesidad de tomar decisiones empresariales más complejas: que, si seguimos las cosas estrictamente según el plan, una repentina eclosión de milagros hará que funcione incluso cuando el sentido común dice que no debería hacerlo.

A otro comentarista que objetó que a todas estas “industrias del plano” se les había dado una oportunidad justa, respondió

Si el proyecto no funciona, no es culpa del plano, sino de los que no lo aplican correctamente. El proyecto es perfecto.

Por lo tanto, nos encontramos con uno de los problemas de creer en el proyecto: ¿quién puede demostrar que los creyentes están equivocados? Las personas con fe pueden ser notablemente resistentes a los hechos prácticos. ¿Por qué una universidad en medio de una gran zona urbana, como la Universidad Adventista de Washington (WAU), debería tener una granja láctea?

O quizás (como alguien me sugirió una vez) la Universidad Adventista de Washington debería cerrar y trasladarse al campo para poder montar una granja. Pero, ¿por qué? ¿Acaso las ciudades no necesitan también universidades?

De hecho, algunas de nuestras universidades que sí tenían industrias agrícolas se encontraron con que no se adaptaban a las oportunidades de trabajo de los estudiantes, casi ninguno de los cuales proviene de granjas. Además, la agricultura es ahora altamente tecnológica y competitiva, y depende de personas formadas a tiempo completo y de enormes inversiones de capital. Las granjas y lecherías institucionales no pocas veces perdieron más de lo que ganaron.

Una vez estuve en una reunión del consejo de administración cuando una academia discutía la venta de su granja, que se había convertido en una fuga de dinero en lugar de generarlo. Los estudiantes ya no trabajaban en ella, porque sus horarios de clase no les permitían salir del campus para ir a la granja y limpiar después.

Pero, ¡cómo se quejaban algunos santos! El proyecto era eterno, decían. El problema era que nuestros líderes no querían seguir intentándolo. Si siguen invirtiendo dinero en la granja, algún día Dios hará un milagro y hará que su proyecto funcione.

Seguir el proyecto, parecían argumentar estas personas, era más importante que su éxito. Me parecía que ya no estábamos resolviendo problemas prácticos con el proyecto; ahora éramos esclavos del plano, aunque los resultados fueran contraproducentes, y lo habían sido durante años.

Cuando el Colegio Secundario de otra Asociación en la que trabajé estaba muriendo, la gente en una reunión de la circunscripción salió (muchos que no habían enviado a sus propios hijos a ese Colegio, que consté) para condenar a los líderes de la Asociación por querer cerrarla. Debía mantenerse abierta, decían, porque Ellen White la había mencionado en sus escritos. ¡Una persona incluso dijo que debíamos mantener la escuela viva, aunque tuviéramos que despedir a todos los pastores! ¿Despedir a todos los pastores está en el plan?

Algunos de nosotros, los adventistas, incluso aplicamos el principio del plano al regreso de Jesús. La razón por la que Jesús no ha regresado todavía es que no somos suficientes los que vivimos de acuerdo con el plan. Si todos los adventistas del séptimo día vivieran perfectamente, ¡entonces Jesús se vería obligado a regresar!

¡Qué asombroso egocentrismo! ¿Es esto realmente lo que Dios tenía en mente para nosotros?


 

Loren Seibold es el Editor Ejecutivo para Adventist Today

Para comentar, dale clic aquí.