por Amy Nordhues  |  19 de agosto, 2022  |

El abuso de poder describe el modo en que un terapeuta o un líder religioso ejerce su autoridad para manipular y controlar a quienes están bajo su cuidado o supervisión. En concreto: ¿qué ocurre cuando una mujer vulnerable se ve empujada a una relación con su pastor o terapeuta?

El desequilibrio de poder

Una aventura se produce cuando dos adultos deciden libremente mantener una relación emocional y/o sexual fuera de sus matrimonios. La palabra clave es “libremente”. Para tomar una decisión libre, no puede haber condiciones adicionales que presionen a ninguna de las dos personas.

Supongamos que una mujer joven ha buscado el consejo de un terapeuta masculino o de un líder religioso. A primera vista, podríamos suponer que, tratándose de dos adultos, cualquier decisión de buscar una relación más personal e íntima dentro de la relación de asesoramiento/mentor es un asunto mutuo.

Pero espera: ¿una de las personas de la relación está en una posición de poder sobre la otra? Si es así, el deseo de cumplir y complacer a la persona que tiene el poder sometería a la mujer a una coacción, una presión psicológica que anula su capacidad de actuar libremente. Un desequilibrio de poder puede ser una situación de coacción, término que se refiere al uso de la presión psicológica para obligar a alguien a comportarse de forma contraria a sus deseos.

Se nos enseña desde la infancia a ser obedientes con las figuras de autoridad. El psicólogo de la Universidad de Yale, Stanley Milgram, llama a esto “sesgo de autoridad”: nuestra tendencia a seguir a las personas en posiciones percibidas de autoridad. Él dice:

La extrema disposición de los adultos a llegar a casi cualquier extremo por orden de una autoridad constituye el principal hallazgo del estudio y el hecho que exige una explicación más urgente.

Sabemos que un terapeuta ejerce un gran poder sobre un paciente, y un pastor sobre un feligrés, y esto, por definición, niega de plano una situación libremente elegida.

Abuso infantil y los problemas con los padres

Hay numerosos estudios que sugieren que el sometimiento sexual en la infancia o la adolescencia aumenta entre 2 y 14 veces la probabilidad de ser una víctima sexual en la edad adulta. En un estudio realizado por Pope & Veter sobre 1.000 pacientes que habían tenido una relación sexual con su terapeuta, el 32% de esos pacientes habían sido víctimas de abusos cuando eran niños. Si una de cada cuatro mujeres es víctima de abusos, se puede afirmar que un gran porcentaje de las mujeres que solicitan asesoramiento tienen antecedentes de abusos.

El abuso sexual en la infancia les enseña a sus víctimas que no tienen el derecho a decir “no”. Estas mujeres no pueden decir libremente “sí” porque el “no” ya está fuera de su alcance.

Además, la diferencia de edad entre las dos partes es un factor importante. Los terapeutas y/o pastores masculinos asumen naturalmente un papel paternal, y un terapeuta o pastor de mayor edad a veces hace que una mujer más joven no desee al hombre, sino su papel paternal de crianza. Si un paciente ha sufrido abusos por parte de su padre, ese vacío puede crear una fuerte atracción hacia un pastor o terapeuta masculino, lo que provoca emociones intensas y confusas.

Es vital que el profesional mantenga unos límites seguros y adecuados. La confusión emocional en el asesoramiento se conoce comúnmente como transferencia. La transferencia se produce cuando una persona que recibe tratamiento aplica los sentimientos hacia -o las expectativas de- otra persona en el terapeuta y luego comienza a interactuar con el terapeuta como si éste fuera el otro individuo. A menudo, los patrones observados en la transferencia serán representativos de una relación de la infancia.

En estas situaciones, una mujer puede encariñarse con su terapeuta muy rápidamente. La relación puede resultar abrumadoramente intensa para la paciente sin que ésta sepa siquiera por qué.

Los terapeutas lo entienden y lo anticipan. Están entrenados para manejarlo. Sin embargo, los depredadores utilizan la transferencia para su beneficio.

Una mujer puede ser especialmente vulnerable si cree que su pastor o consejero está actuando en nombre de Dios; en ese contexto, es más probable que confíe en su juicio incluso cuando sus acciones parezcan cuestionables.

Yo era una nueva cristiana cuando comencé la terapia, y mi abusador era un pastor de la iglesia y un erudito de la Biblia. Creía que era una bendición de Dios. Me dijo que el Espíritu Santo era su jefe e iniciábamos cada sesión en una oración. Por eso, cuando parecía cruzar los límites de la intimidad, me preocupaba que criticarlo fuera una crítica a Dios.

Vulnerables

Por definición, una mujer joven que busca asesoramiento de un pastor o de un profesional de la salud mental ya se encuentra en un estado emocionalmente vulnerable y frágil. Después de todo, la relación se originó cuando ella pidió ayuda.

Esta es una de las principales razones por las que los límites seguros son una necesidad en un entorno de asesoramiento. La vulnerabilidad es necesaria para el éxito de la terapia, y uno no puede ser vulnerable y estar en guardia al mismo tiempo. El paciente debe ser capaz de “desmoronarse” y seguir confiando en que el profesional mantendrá un espacio seguro mientras averigua el origen de su dolor emocional.

Una vez que la paciente se encariña con el profesional, estará inclinada a quedarse sin importar las banderas rojas que pueda notar. Encontrar el apoyo que tanto necesita y luego arriesgarse a perderlo sería una poderosa motivación para querer complacer al que está en el poder. Si la mujer dice que no a una relación con el hombre en el poder, ¿corre el riesgo de perderlo como terapeuta o pastor? En el ámbito de la terapia, ¿decir no daría pie a que el terapeuta se enoje y la rechace, quitándole su afecto y amor?

Si decir “no” implica un riesgo, el “sí” no es una opción. (Esto podría ser incluso cierto en un entorno de empleador/empleado, donde decir “no” podría dar lugar a algún tipo de represalia en el trabajo).

La doble relación

La mayoría de nosotros no nos consideramos actores, pero en realidad todos representamos ciertos papeles con las distintas personas de nuestra vida. Representamos un papel con el cónyuge y otro con los hijos. El comportamiento que esperamos de nuestro dentista dista mucho de lo que esperamos de nuestros amigos íntimos. No actuaríamos en el trabajo de la misma manera que lo hacemos en la comodidad de nuestros hogares.

Estos distintos papeles llevan implícitas normas y expectativas. Por ejemplo, cuando buscamos ayuda profesional, asumimos que el pastor o el terapeuta desempeñará el papel de consejero/mentor profesional para nosotros. Ese papel conlleva dos suposiciones. En primer lugar, que el papel se desempeñará con integridad y moralidad. Y segundo, que mantendrá ese papel durante toda la relación.

Cuando entablamos una relación con otra persona, independientemente del papel que cada uno desempeñe, existe un acuerdo tácito entre nosotros de que entendemos las reglas y las acataremos. Cuando el consejero se sale de los parámetros de su papel, rompe las reglas. Puede intentar transformar su papel en otro diferente, como el de amigo o pareja romántica, o desempeñar ambos papeles simultáneamente.

Este cambio puede resultar estimulante para la paciente al principio. Puede suponer que esto significa que es especial, que merece este tratamiento único. Pero con el tiempo, estos papeles contradictorios resultan confusos e hirientes. El paciente ya no puede descargarse con el terapeuta sin preocuparse por sus sentimientos o su estado de ánimo. Esencialmente, el cliente ha perdido al terapeuta o pastor al que acudió en busca de ayuda. El profesional se ha negado a cumplir su parte del trato, y la relación de tutoría se rompe.

La otra forma de reconocer una doble relación es la siguiente: ¿Puedes separar a la persona del cargo? Por supuesto, en una relación de igualdad de poder, se puede. Sin embargo, una vez que alguien actúa como tu terapeuta, tu pastor o tu médico -una vez que ha desempeñado uno de estos papeles poderosos- seguirás viéndolo a través de esa lente.

No importa si el terapeuta cambia de trabajo para estar con un ex paciente. Tuve un terapeuta que me persiguió como amigo después de que terminamos la terapia, y terminé herida. Simplemente no funciona.

Culpa y lastima

¿Hay culpa en la decisión de la mujer de quedarse o irse? En una relación normal y equilibrada, se supone que hay que dar y recibir. Pero si el terapeuta le compra un regalo a la paciente o le da sesiones más largas que a otros pacientes, provocará un sentimiento de deuda en la paciente, y ese sentimiento de deuda desempeñará un papel cuando se le pida a la mujer que haga algo sobre lo que tenga reservas más adelante.

Lo mismo ocurre con la compasión. Si su pastor viola los límites profesionales y comienza a compartir heridas de su infancia o de su matrimonio roto con la mujer a la que se supone que está asesorando, ella sentirá una cantidad extrema de empatía o lástima, más de lo que sentiría en una relación sana entre iguales.

¿Por qué? Porque se supone que el pastor es el fuerte que sostiene a la feligresa, la roca que permite que la paciente se desmorone sin preocuparse por el terapeuta. La mujer sentirá esto como una presión psicológica.

Los buenos pastores y terapeutas lo saben: están formados para mantener los límites, y saben que están perjudicando al paciente cuando rompen esos límites. Los depredadores, sin embargo, rompen esos límites para su propia satisfacción.

El anzuelo y las trampas

En resumen, una relación mutua entre dos adultos sanos y bien adaptados, sin desequilibrio de poder entre ellos, sería honesta y transparente. La mujer ve al hombre por lo que es y lo elige voluntariamente. Y viceversa. (Hay que tener en cuenta que las relaciones extramatrimoniales son, por definición, deshonestas si significan engañar a los cónyuges).

Los depredadores, en cambio, utilizan el engaño y la trampa. Crean la ilusión de satisfacer las necesidades de la víctima buscando primero sus vacíos y luego llenándolos mágicamente. De este modo, fomentan la dependencia, como si a la víctima se le diera a probar una droga. Algunos atraen a sus víctimas con gestos románticos. Algunos atraen a sus víctimas utilizando la dinámica padre-hija. Otros utilizan a Dios, y dicen a sus víctimas que él y ella tienen algo especial: su relación es un regalo de Dios, algo bendecido y puro. Una vez que la mujer está debidamente adicta a la droga que le ofrece el agresor, éste puede empezar a subir la apuesta.

La mujer puede pensar que está dando un “sí” sincero, pero no está diciendo “sí” a la relación. Está diciendo “sí” a la necesidad profundamente arraigada que se está satisfaciendo, que es la “droga” que el maltratador está ofreciendo. Es probable que ella no sea consciente de que esto está ocurriendo. Simplemente se siente mejor, como si la terapia estuviera funcionando o la relación la estuviera beneficiando.

Independientemente de cómo este tipo de depredador seduzca a sus víctimas y de cómo las mujeres vean su papel, nunca pudieron elegir libremente la relación. Fueron engañadas para ello. Y eso está lejos de ser una elección libre.

Permítanme añadir esto: por favor, duden en hacer un juicio sobre una mujer en esta posición. Si los factores mencionados anteriormente están involucrados -incluso uno de ellos- no fue una simplea aventura.

Llámalo por lo que es: un abuso de poder.

 


Amy Nordhues es una sobreviviente tanto de abuso sexual en la infancia como de abuso sexual en la edad adulta a manos de un profesional de la salud mental. Es una apasionada seguidora de Cristo y experta en la sanación que Dios proporciona. Es licenciada en psicología con especialización en sociología y criminología. Tiene un blog en www.amynordhues.com. Casada y madre de tres hijos, le gusta pasar tiempo con la familia, escribir, leer, fotografiar y todo lo relacionado con la comedia.

Para comentar, dale clic aquí.