por Cherri-Ann Farquharson

En la ciencia y en la naturaleza, una ley puede considerarse una descripción general sobre cómo se comporta algún elemento del mundo natural deducido de las observaciones. Si un determinado fenómeno natural o científico se produce siempre si se dan ciertas condiciones, puede clasificarse como una ley. Las leyes, por tanto, reflejan nuestra comprensión de las relaciones que rigen nuestra realidad. Se descubren, más que se inventan, a medida que vamos comprendiendo mejor nuestra realidad.

Las leyes de la física

Paul Priest describe el descubrimiento de las leyes de la física en un artículo publicado en Adventist Today:

Kepler fue el primer científico que formuló las leyes que describen el movimiento de los planetas. Las leyes de Kepler fueron sustituidas por las leyes de Newton. Las leyes de Newton, a su vez, dieron forma a las teorías de Einstein. Esto no significa que las leyes de Kepler o de Newton fueran erróneas. Las leyes de Kepler siguen describiendo el movimiento de los planetas. Todavía utilizamos la física de Newton para calcular el lanzamiento de un cohete. Ni las leyes de Kepler ni las de Newton estaban equivocadas en un sentido absoluto. La ley de la gravedad de Newton contiene las leyes de Kepler como un caso especial. En la ciencia, la nueva ley que sustituye a la antigua suele contener alguna verdad de la ley anterior. Piensa en la ley de Kepler como una primera aproximación, y en las leyes de Newton como una segunda aproximación, y en la teoría de la gravitación de Einstein como una tercera, del mismo modo que una tierra plana es una primera aproximación, una tierra esférica es una segunda y una tierra como esfera oblicua es una tercera aproximación.

Max Tegmark, cosmólogo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), plantea la hipótesis de que las matemáticas, el lenguaje utilizado por los físicos para expresar las leyes naturales, no sólo describen el universo, sino que son el universo. Formamos parte de una estructura matemática. Esta estructura matemática es maravillosamente más complicada que un hexágono, una tabla de multiplicar o incluso las simetrías multidimensionales que describen la física de partículas moderna. El Dr. Tegmark dice que “todo en nuestro mundo es puramente matemático -incluido tu-”, lo que explica por qué las matemáticas describen tan hábilmente el cosmos.

En su famoso libro Una breve historia del tiempo, Stephen Hawking se hace una pregunta que esta descripción puramente matemática de nuestro mundo no logra responder, “¿Qué es lo que da vida a las ecuaciones y construye un universo para que lo describan?”.

La ley de atracción

En un ensayo titulado “A Skeptic’s Take on the Law of Attraction”, el autor Lance Baker describe cómo los pensamientos positivos o negativos tienen un impacto directo en nuestra realidad. Aunque admite que la ley de la atracción es un poco extraña y que puede poner tu “medidor de asombro en la zona roja”, cree firmemente que los pensamientos positivos conducen a resultados positivos, los pensamientos negativos conducen a resultados negativos y, a veces, no sabes muy bien cómo has llegado a ellos.

Un ejemplo sencillo es intentar evitar el azúcar repitiendo el mantra “No comas azúcar, no comas azúcar” a intervalos regulares a lo largo del día. Al hacerlo, te pasas todo el día pensando en el azúcar, reforzando así el poder que tiene el azúcar en tu mente y en tu cuerpo. Acabas viendo alimentos azucarados por todas partes.

El lema alternativo de Baker es: “Tomo decisiones saludables y mi cuerpo se siente fuerte y con vitalidad”. Con este pensamiento como guía, entrenas tu mente consciente y subconsciente, dice Baker. Te posiciona para crear la vida que quieres en lugar de simplemente reaccionar a la vida.

Las personas que practican esta ley afirman, visualizan y mantienen de forma clara y continua en su mente lo que quieren. Expresan sus deseos como si su objetivo fuera algo que ya tienen, como se ve en el ejemplo de Baker. Al tener presente esta ley en tu vida diaria, refuerzas en tu mente consciente y subconsciente las cosas que quieres para tu vida.

Creo que la ley de la atracción armoniza maravillosamente con lo que los cristianos consideramos como fe.

La fe y la oración

Al describir cómo debe ser nuestra vida de oración, 1 Juan 5:14 nos llama a ser audaces cuando nos acercamos a la presencia de Dios. Pide libremente según Su voluntad, dice Juan, y confía en que Él te escucha. Juan concluye con esta valiente declaración:

Y, si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido (v. 15).

Casi parece que, si estamos seguros de que Él nos escucha, y de que nuestra petición está de acuerdo con Su voluntad, entonces sabemos que lo que hemos pedido es bueno.

Pero espera: esto no quiere decir que Dios quiera que tengamos una relación de tipo máquina expendedora con Él, en la que acudimos sólo cuando necesitamos algo, y automáticamente obtenemos lo que pedimos. Lo que la Biblia plantea continuamente, y la vida de Cristo muestra, es que Dios quiere una relación con nosotros. Una relación en la que Dios pone sus leyes en nuestro corazón y en nuestra mente, como se describe en el capítulo 10 de Hebreos. Una relación en la que podemos alinearnos con la voluntad de Dios para nosotros, alimentando así nuestra confianza para acercarnos a Él. Porque Cristo se ha sacrificado en nuestro nombre, porque Dios desea tener una relación de pacto con nosotros, podemos acercarnos a Dios con confianza. La Nueva Versión Internacional lo expresa así,

Acerquémonos, pues, a Dios con corazón sincero y con la plena seguridad que da la fe, interiormente purificados de una conciencia culpable y exteriormente lavados con agua pura. Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa (Hebreos 10:22-23).

En una meditación de oración bíblica en su canal de YouTube, la pastora Taneshia Kerr interpreta el conocido Salmo 1 no como un consejo, sino como una promesa. En lugar de seguir a los amigos malvados, recorrer el camino de los pecadores y sentarse con los escarnecedores, el salmista señala que las personas bendecidas aman las instrucciones del Señor y las ensayan. Reconocerás la noción de Baker de afirmar que lo que queremos ya lo tenemos en el versículo 3:

Soy un árbol plantado junto a un arroyo que fluye y nunca se seca. Mi fruto madura a su tiempo. Mis hojas nunca se marchitan. No importa lo que haga, tengo éxito.

La meditación de la pastora Kerr nos lleva a través de una serie de reflexiones en oración sobre estas palabras. Este pasaje promete que estamos conectados a todos los recursos que necesitamos, y que todo lo que hagamos prosperará. Afirmamos nuestro deseo de éxito espiritual repitiendo con confianza esta promesa.

La Biblia tiene muchas promesas expresadas de esta manera afirmativa, de “ya lo tengo”. Al afirmar estas promesas, mantenemos la voluntad de Dios para nuestras vidas en primer plano, manifestando así nuestro mejor yo. ¿Cómo cambiaría su vida de oración si reclamara sus promesas, no en teoría, sino con valentía y confianza?

¿Una ley de la fe?

Hebreos 11 es bien conocido por recordarnos de que la fe da sentido o hace reales las cosas que esperamos. La fe proporciona evidencia o hace tangibles las cosas que aún no podemos ver. El hecho fundamental de la existencia es que esta confianza en Dios, esta fe, es el cimiento firme bajo todo lo que hace que la vida valga la pena. Es nuestro apoyo en lo que no podemos ver. De nuevo, al igual que el Salmo 1:3, el autor de Hebreos insiste en que aquello en lo que nos centramos se convierte en nuestra realidad.

Sin embargo, esto es válido tanto si las cosas que esperamos son buenas como si no. Si nos centramos en lo malo, en los retos, en las cosas que podrían salir mal, en el azúcar que no deseamos comer, ahí es donde estamos poniendo nuestra fe y eso es lo que se manifestará en nuestras vidas. Si es cierto que donde te enfocas constantemente refleja aquello en lo que tienes fe, entonces la ley de la atracción puede describirse como una aproximación a la fe.

¿Qué manifestarías en tu vida si realmente pusieras fe en tus oraciones?

Ecuaciones espirituales

Hay personas que no forman parte de una comunidad de fe como la nuestra, pero que están haciendo uso de esta ley y manifestando la vida de sus sueños.

Lamentablemente, muchos creyentes tomamos a Dios como chivo expiatorio en nuestras oraciones: en lugar de ejercer nuestra fe, somos tímidos e inseguros. Por eso, cuando no conseguimos nuestros deseos, proclamamos que, de todas formas, no era la voluntad de Dios.

No estoy diciendo que todo lo que queramos lo vayamos a conseguir, ni que todo lo que queramos lo debamos conseguir. El proceso de alinear nuestro propósito en la vida con la voluntad de Dios requiere tiempo, esfuerzo constante y práctica. Lo que he experimentado es que cuando tengo un deseo que no está alineado con la voluntad de Dios, lo sé. Se siente diferente. Siento que estoy empujando contra la corriente. Pero a medida que construyo una relación con Él, más y más me guía.

A la luz de tales revelaciones sobre la fe y las promesas en la Palabra de Dios, no debería sorprendernos que cuando los discípulos le preguntaron a Jesús por qué su oración no fue respondida, Jesús les respondió,

—Por la poca fe que tienen. Les aseguro que, si tuvieran fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladaría. Para ustedes nada sería imposible. (Mateo 17:20).

¿Has oído este dicho? “No le digas a Dios lo grandes que son tus problemas. Dile a tus problemas lo grande que es tu Dios”. ¿Realmente creemos y vivimos como si supiéramos lo grande que es nuestro Dios? Permítanme sugerir, basándome en esto, los siguientes principios:

  • Permite que tu fe haga realidad las cosas que esperas. A través de la fe permite que tus sentidos vean, saboreen, toquen, escuchen y sientan las cosas que deseas. Reclama Sus promesas y acéptalas como si ya fueran tuyas. Puedes elegir llevar un diario de oración, repetir afirmaciones de la Biblia, crear un espacio de peticiones y metas.
  • Reconoce el poder, la gracia, el amor y el cuidado de Aquel a quien diriges tu oración. Cuando ores, no te centres en los problemas y los anhelos. Concéntrate en el producto final, en las cosas totalmente extraordinarias que Dios puede hacer porque tenemos fe. En tu corazón y en tus oraciones, empieza a alabarle por adelantado por lo que hará y está haciendo. Visualízalo y vívelo como si ya existiera.
  • Piensa en tus peticiones de oración. En lugar de centrarte en la situación actual, mira el cumplimiento de tu petición a través de los lentes de la fe. Piensa en lo que sentirás cuando esa petición sea respondida. ¿Qué aspecto tendrá tu entorno cuando se cumpla esa petición? ¿Es fresco, cálido, estás en la naturaleza o en la comodidad de tu casa? ¿Qué llevas puesto? ¿A qué huele? ¿Qué oyes? ¿Con quién lo compartirás? ¿Cómo reaccionarán al alegrarse por ti? Haz la expresión facial que tendrás mientras alabas a Dios por lo que ha hecho.

Como dice Baker, pensar así puede elevar tu “medición de asombro al máximo”. Pero a mí me parece que es tanto bíblico como una ley del universo: lo que nos hace tener fe (un fenómeno natural o científico concreto) tiene más probabilidades de convertirse en nuestra realidad (de ocurrir si se dan ciertas condiciones). Así que la fe puede, si estamos en la voluntad de Dios, clasificarse como una ley del universo, al igual que las leyes del movimiento que guían nuestras interacciones con los objetos del universo.


Cherri-Ann Farquharson es una adventista de cuarta generación que creció en Montego-Bay, Jamaica. Es licenciada y graduada en física por la Universidad de las Indias Occidentales. Sirve a la Comunidad del Caribe como profesional de la energía sostenible y le apasiona inspirar a la próxima generación.

Para comentar, dale clic aquí.