by André Reis  |  15 October 2018

Esta semana, mientras el liderazgo de la iglesia se reúne en Battle Creek para el Concilio Anual 2018, la membresía observa con gran expectación. Durante meses, la iglesia ha estado conmoviendose, ya que muchas instituciones han expresado su preocupación por la forma en que la administración de Wilson ha estado tratando de imponer “conformidad” en el tema de la igualdad en el ministerio.

¡Habrá sido un espectáculo peculiar escuchar el sermón del sábado por la mañana recitado por Wilson, vestido como los pioneros desde el Tabernáculo de Battle Creek! Como lo hace a menudo, pero esta vez reforzado por la autoridad de largas barbas, atuendos austeros y vestidos sagrados por todas partes, Wilson cubrió el oscurantismo y los antiguos hitos adventistas en el manto de la santidad y la legitimidad. Su idea de “Make Adventism Great Again” es hacer retroceder el reloj de la iglesia 100 años, dijo un presidente de una conferencia.

Como maestro de ceremonias del “Concurso Dame la Vieja Religión” y luciendo una barba emblemática, Wilson retumbó contra lo que él percibe como ataques sostenidos al adventismo histórico. El contenido del sermón estuvo lejos de ser original, la oratoria, tan mecánica como siempre, el tono innecesariamente beligerante; a menudo apeló al espíritu de los “pioneros” como si su situación fuera idéntica a la nuestra e imploró por la preservación de los últimos remanentes de fundamentalismo que luchan contra fuerzas satánicas que trabajan en la iglesia. Su sermón fue tan anacrónico como el atuendo que llevaba.

A continuación ofrezco comentarios concisos sobre los puntos más destacados.

Compañeros miembros de la iglesia, puede haber algunos que presenten y exhiban la mundanalidad en su vestimenta personal, estilo de vida y conducta en la vida y actividades de la iglesia. Hermanos y hermanas de todo el mundo … ¡manténganse firmes ante la simple verdad y el estilo de vida de Dios!

¿Llevar ropa monocromática y vello facial son la nueva reforma del vestido adventista?

Tal vez no, pero parece significativo que en una reunión donde se tomarán decisiones sensibles sobre la iglesia moderna y la igualdad para nuestras pastoras y quienes las apoyan, Wilson elegió romantizar una era pasada donde el patriarcado, el machismo y la desigualdad de género eran la norma.

Y, ¿podemos quizá dejar a un lado a los ataques superficiales a la “mundanalidad”? Lo que necesitamos es la capacidad de impactar al mundo de una manera significativa, no enfatizando externalidades, sino enfatizando cómo nuestras calidades interiores pueden hacer una diferencia en el mundo.

Puede que haya quienes enfaticen demasiado las cuestiones sociales mientras minimizan o descuidan la verdad bíblica y su relevancia para la sociedad actual. … No permita que nada eclipse el mensaje del último día de Dios que se nos ha ordenado proclamar…

Interesante, pero no escuchamos ningún tono escatológico en la dirección de Jesús de “problemas sociales” en el sermón del monte. Inserir el “mensaje de los últimos días” adventista en todo lo que la iglesia hace para ser relevante en la sociedad seguramente se mostrará como interesado y está destinado a atraer principalmente a personas que ya tienen una escatología desequilibrada.

El adventismo debe dejar de ser un reducto para los sensacionalistas del fin del mundo y comenzar a buscar formas de conectarse con el mundo sin tratar siempre de obtener algo a cambio: nuevos conversos.

O, algunos de ustedes pueden encontrarse con aquellos que muestran desprecio por cualquiera que quiera vivir un estilo de vida sencillo y saludable basado en plantas de acuerdo con el consejo bíblico y el Espíritu de Profecía …

El porcentaje de pasajes bíblicas que tratan de un “estilo de vida basado en plantas” se limita a los dos primeros capítulos de Genesis y, por lo tanto, no es una preocupación principal de las Escrituras. Ni siquiera Jesús como judío era un vegetariano estricto. Aunque Ellen White escribió extensamente sobre la dieta, no hizo de un estilo de vida “basado en plantas” una prueba de fe.

Compañeros hermanos y hermanas, algunos en su iglesia local pueden manifestar una extraña independencia de espíritu que conduce a la desunión… ¡Pero hay muchos en la iglesia de Dios alrededor del mundo que se resisten a estos intentos y el Señor prevalecerá!

Es perturbador y vergonzoso cómo Wilson agrupa a aquellos que manifiestan “extraña independencia” como opuestos “al Señor”. En esencia, aquellos que reconocen el ministerio de mujeres están del lado de Satanás; los que se oponen al polémico documento que se propone ahora son igualmente hijos de Beelzebub.

Como defensor de la “teología de la cabeza”, Wilson también intenta conferir autoridad bíblica al voto defectuoso tomado en 2015 y ahora al infame documento de “conformidad”, a pesar del hecho de que TOSC, el comité que estudió el as unto de ordenación de mujeres no llegó a la conclusión de que la diversidad en la práctica de ordenación es anti-bíblica o perjudicial para la Iglesia.

Hay influencias fuera y dentro de la iglesia que intentan cambiar la institución de Dios del matrimonio bíblico entre un hombre y una mujer.

Es fácil ver cómo las influencias “externas” puedan querer influir en la iglesia en los asuntos LGBT, pero la acusación de que esto está ocurriendo con fuerza desde “adentro” es una acusación desmedida.

Sin embargo, es notable cómo él agrupa este tema justo después de la “independencia” en la ordenación de mujeres. Wilson ve claramente (e incorrectamente) el tema de la ordenación de mujeres como el primer paso para legitimar el feminismo extremo y la aceptación de orientaciones sexuales alternativas en la iglesia. Esta “teología de la sospecha” es errónea.

Amigos, puede haber personas en su iglesia local que muestren una falta de respeto espiritual por la autoridad de la iglesia. ¡Mis hermanos y hermanas de todo el mundo, sean valientes y permanezcan firmes por la verdad de Dios!

Muchos piensan que más “autoridad eclesiástica”, más niveles jerárquicos, más control para la administración, más represalias administrativas, más drenaje de recursos financieros y más opresión de ministros y trabajadores no conducen a un mayor énfasis en la misión, sino que conducen a la centralización y una organización de arriba-para-bajo que no está en contacto con las necesidades de las congregaciones locales—muy parecida a la que vemos en los procedimientos de este concílio anual.

Puedes encontrarte con algunos que comparten comentarios despectivos y un desinterés por el Espíritu de Profecía. Amigos, el Espíritu de Profecía es uno de los dones más grandes de Dios para su iglesia remanente de los últimos días. ¡Manténganse firmes por la verdad del Espíritu de Profecía de Dios!

Wilson está seguro de que la Biblia sola no es suficiente para proporcionar orientación y consuelo en los últimos días. Rara vez usa las Escrituras solamente, pero siempre están flanqueadas por sus omnipresentes guardaespaldas, los escritos de Ellen White.

Pero en un esfuerzo por respetar a Elena de White, Wilson desacredita la Biblia. No debe haber confusión en las mentes adventistas: la Biblia es absolutamente suficiente para impartir la verdad de la salvación. Ellen White lo dijo ella misma: “Si os hubieseis dedicado a estudiar la Palabra de Dios, con un deseo de alcanzar la norma de la Biblia y la perfección cristiana, no habríais necesitado los Testimonios” (5T 664).

Puede haber personas que promuevan métodos no bíblicos e incorrectos para el crecimiento de la iglesia, lo que revela una desconfianza hacia la Palabra de Dios y el consejo inspirado … siga resistiendo estos intentos …

Puede ser que me equivoque, pero esto suena como un golpe al ahora desaparecido The One Project, un movimiento con la misión de exaltar solo a Cristo. Wilson criticó la iniciativa con 7 puntos al estilo bula papal. Cualquier nuevo método de crecimiento de la iglesia ahora debe alinearse con el documento Una Invitación a Exaltar a Cristo (utilizada ironicamente para atacar a un movimento nacido para hacer precisamente eso!)

Algunos en nuestra iglesia intentan minimizar, distorsionar o incluso destruir la provisión de justicia de Cristo mediante la fe al negar su poder de justificación y santificación. …

Familia de la iglesia, hay personas en nuestras filas que desacreditan nuestra esperanza de ser la última generación antes de la venida de Cristo. Le pregunto: “¿Quién no querría ser parte de la última generación y ver a Jesús venir en su vida?”. ¡Qué privilegio darse cuenta de que Cristo quiere regresar lo más pronto posible y podemos estar listos para su venida y compartir esto! Esperanza a través de la completa dependencia de Cristo…

A estas alturas, no debería ser ningún secreto que Wilson se encuentra comodamente dentro del campo perfeccionista de la Teología de la Última Generación. Mientras critica el The One Project, un movimiento centrado en Cristo, apoya con entusiasmo al GYC, un ministerio independiente que atrae a una nueva generación de adventistas hacia el perfeccionismo. El grito de guerra de los perfeccionistas es el pasaje que citó hoy: “Cuando el carácter de Cristo se reproduzca perfectamente en su pueblo, entonces Él vendrá a reclamarlo como suyo” (COL 69). Obviamente, él lee esto como un llamado a la perfección sin pecado, no a un carácter de amor y servicio que la iglesia necesita desesperadamente. El otro pasaje de EGW citado: “La primera [justificación] es nuestro título al cielo, la segunda [la santificación] es nuestra aptitud para el cielo” (RH 03/10/1903) debe ser matizada en gran medida para que no caigamos en la noción católica romana de que la salvación debe ser obrada “dentro” de nosotros.

Wilson siempre trata de caminar en una línea muy tenue en sus declaraciones públicas sobre la justificación por la fe, pero su apoyo descarado del perfeccionismo y la Teología de la Última Generación son la base de sus puntos de vista sobre la salvación. ¡Caveat emptor!

Puede que haya otros que resten importancia a las doctrinas distintivas de la Biblia centradas en Cristo, criticando el calendario profético de Dios, incluido el final fundamental de la profecía de los 2300 días en 1844 …

Muchos eruditos adventistas ya no se sostienen en 1844 como un dato profético debido a la complete falta de apoyo bíblico para dichas interpretaciones y las suposiciones infundadas que se encuentran en sus fundamentos. Los intentos renovados de revivir su viabilidad desde un enfoque de la teología sistemática descartan en gran medida el texto bíblico en favor de superponer las presuposiciones adventistas superiores en el canon bíblico para que funcione.

No lo hacen.

Puede haber personas en su iglesia local o en cualquier otro lugar que introduzcan música mundana y estilos de adoración no bíblicos en nuestras iglesias o reuniones espirituales … sin embargo, hay muchos en la iglesia que se resisten a estos intentos como lo hicieron nuestros pioneros en tiempos pasados …

Ningún teólogo serio, al tanto de la historia del culto cristiano, la música sacra y la eclesiología, haría una declaración tan profundamente equivocada. Es verdaderamente increíble que el líder de una iglesia mundial, que se reúne semanalmente para adorar en cientos de países, idiomas y entornos culturales, utilizando música étnica, podría convertir ciertas tradiciones anglosajonas de adoración en el estándar por el cual juzgar la práctica espiritual de la iglesia mundial .

Con esta declaración, Wilson demoniza a vastos segmentos de la iglesia y aliena a una nueva generación de adoradores que utilizan la música cristiana contemporánea para adorar. Me alegra que ellos y sus líderes espirituales dedicados probablemente no le harán caso.


¿Qué deberíamos hacer con este ataque renovado contra el sentido común vestido con ideales superados y disfrazados de lamentaciones pseudopietistas?

Ellen White, que sabía demasiado bien cómo lidiar con la gente de Battle Creek de su época, dijo una vez:

La voz de Battle Creek, que ha sido considerada como una autoridad para aconsejar cómo se debe hacer el trabajo, ya no es la voz de Dios; pero es la voz de quien? ¿De dónde viene y dónde está su poder vital? Este estado de cosas es mantenido por hombres que deberían haber estado desconectados del trabajo hace mucho tiempo. Estos hombres no tienen escrúpulos en citar la palabra de Dios como su autoridad, pero el Dios que los está guiando es un dios falso“. (MR 17, 185)

Tal vez eso nunca fue más cierto que ahora.


André Reis, Ph.D., tiene títulos en teología, música y recientemente terminó su doctorado en Nuevo Testamento. Escribe desde Orlando, FL, donde vive con su esposa y tres hijas.

To comment, click here.