La Universidad Adventista de Alemania acoge a estudiantes refugiados de la Universidad Adventista de Ucrania

  • El campus de Ukrainian Adventist Center of Higher Education, por sus siglas en ingles UACHE en Ucrania fue bombardeado el 2 de marzo de 2022. El campus está siendo usado como alojamiento para los desplazados internos.
  • La Universidad Adventista de Friedensau, en Alemania, acoge a los refugiados de Ucrania.
  • Para donar al programa de refugiados de Friedensau, visite https://www.thh-friedensau.de/en/support-and-donate/online-payment/. Coloque las palabras “Ukrainian Refugee Relief” en la casilla “Reason for Payment”)

Por Andreas Bochmann | 19 de marzo, 2022 |

El miércoles 2 de marzo de 2022 llegaron los primeros refugiados de Ucrania a la Universidad Adventista de Friedensau. Las primeras fueron tres mujeres con seis hijos. Han venido de la lejana ciudad de Bucha, justo a las puertas de Kiev, donde hace un par de años el Centro Adventista Ucraniano de Educación Superior (UACHE) celebró el 20º aniversario de esta próspera Universidad.

Tuve el privilegio de visitar la UACHE con motivo de su 20º aniversario, llevando los saludos de mi universidad en Friedensau, una institución hermana que tiene conexiones históricas con Ucrania, con Rusia y con otros países de Europa del Este. Antes de la Primera Guerra Mundial, muchos misioneros adventistas fueron enviados desde Friedensau al Imperio Ruso. De hecho, mi propia abuela, que debió de ser una de las primeras estudiantes de Friedensau, sirvió como enfermera en San Petersburgo como parte de su vocación.

La Universidad Adventista de Ucrania me impresionó profundamente. Apenas 20 años antes, unos visionarios compraron unos terrenos, construyeron unas casas y pusieron en marcha un humilde instituto de enseñanza superior, con énfasis en la filosofía. (La teología, fuera de la de las iglesias ortodoxas, no se acreditaba en Ucrania). Contra todo pronóstico, crecieron, y crecieron y siguen creciendo. Lo celebraron con un maravilloso fuego artificial de música de alto rendimiento, sermones y presentaciones. Hicieron bromas acerca de sus profesores, e incluso del presidente de su país Volodomir Zelensky, que había llegado a la política tras ser conocido como comediante. Aunque no entendí ni una palabra, el mensaje llegó alto y claro.

UACHE tiene 1.500 alumnos, de los cuales 400 estudian en la Facultad de Teología, periodismo, filosofía, idiomas o psicología. Así fue hasta aquel fatídico jueves en que las tropas rusas invadieron Ucrania. La institución fue evacuada casi inmediatamente. Los estudiantes del campus se fueron a casa o escaparon hacia las zonas más occidentales de Ucrania. Sin embargo, los edificios no se quedaron vacíos. Tengo entendido que se están usando para acoger a los desplazados internos, un término terriblemente técnico para designar a los seres humanos sometidos a un tremendo sufrimiento. La pequeña ciudad de Bucha ha sufrido desde entonces graves ataques de las fuerzas especiales chechenas, que tienen fama de ser especialmente brutales.

Dado que Kiev está a sólo tres horas de vuelo de Alemania, y que Europa central ha sufrido terriblemente dos guerras mundiales -ambas desencadenadas en Alemania-, los europeos están muy preocupados por los acontecimientos actuales. Obviamente, la historia es complicada, y la verdad es siempre la primera víctima en las guerras, incluida la actual. Por lo tanto, no es la hora de la interpretación profética (mirando hacia el futuro) ni la hora de los historiadores (mirando hacia atrás), sino la hora de ser plenamente humanos, ayudando en el aquí y ahora.

En un extremo del edificio principal de la Universidad Adventista de Friedensau (un edificio de 120 años de antigüedad), los primeros adventistas inscribieron con ladrillos de color rojo oscuro “El Señor viene”. En el otro lado del mismo edificio, se encuentra la inscripción “Ora y trabaja”. Ambas inscripciones van juntas. Nuestra iglesia y el departamento de capellanía de la Universidad se apresuraron a organizar reuniones de oración. La administración de Friedensau fue igual de rápida en ponerse en contacto con la administración de la UACHE. Intentamos guiar a los refugiados de Ucrania a través de otros países hasta Friedensau y ofrecerles hospitalidad -más que comida y refugio- a quienes necesitaban huir del salvajismo de la guerra a una “Pradera de la paz” (el verdadero significado del nombre alemán “Friedensau”).

Mi corazón sangra por los miles y miles que no podemos ayudar. Mi corazón sangra por la ciudad de Bucha, por el campus de la UACHE. Mi corazón sangra por todos los hombres ucranianos a los que no se les permite cruzar la frontera, pero que serán absorbidos por la guerra que no parece muy esperanzadora desde el punto de vista militar. Mi corazón sangra por las madres ucranianas y rusas, que lloran la pérdida de sus hijos, que ya son miles.

Sí, sabemos que ADRA está haciendo todo lo posible para organizar la ayuda en toda Europa, uno de los raros momentos en los que me siento orgulloso de mi iglesia. Sin embargo, lo que más necesitamos es la paz. Nueve refugiados en Friedensau (hasta ahora) es sólo una gota en el profundo pozo. Pero nos alegramos de que estén aquí en Friedensau y seguimos orando con los cristianos de todo el mundo:

Kyrie eleison [Señor, ten piedad].

 

Andrea Bochmann, PhD., es profesor de asesoramiento y atención pastoral, así como Prorektor (Vicepresidente) de la Universidad Adventista de Friedensau. Las prácticas para su doctorado en asesoramiento pastoral han sido en el Perry Point VA Medical Center, en Maryland, trabajando con veteranos estadounidenses traumados de varias guerras.

 

Traducido y editado por Daniel A. Mora B. Th., Editor para AToday Latina America