“Nos veremos en el cielo”: El documental “Regreso a Palaos” cuenta la historia del perdón en el brutal ataque a una familia de misioneros adventistas

  • El documental Regreso a Palaos cuenta la historia de la familia misionera DePaiva que fue brutalmente asesinada mientras servía en Palaos, y el regreso de Melissa DePaiva Gibson, la única sobreviviente del ataque.
  • Justin Hirosi, el hombre condenado por el ataque, acabó arrepintiéndose y se bautizó en la cárcel. Melissa se reunió con Hirosi a su regreso a Palaos.
  • La película se proyectará en Keene, Texas, Estados Unidos, el 8 de abril de 2022, en la Iglesia ASD de Keene, a las 19:30 horas CDT, y en Berrien Springs, Michigan, Estados Unidos, en el Howard Performing Arts Center, el 16 de abril de 2022, a las 16:00 horas EDT.

03 de abril, 2022 | El estreno mundial de Regreso a Palaos tuvo lugar en el Gimnasio Nacional de Palaos, en Koror, ante una multitud de más de 1.300 personas, el mayor evento en un auditorio en la historia de Palaos, el miércoles 16 de marzo de 2022. Se organizó una segunda proyección el 19 de marzo de 2022 para dar cabida a más personas que quisieran asistir, según un comunicado de prensa de la Universidad de Andrews.


Tus donaciones ayudan a seguir informando, dale click aquí 

El documental cuenta la historia de la familia DePaiva, que se trasladó desde la Universidad de Andrews en 2002 para pastorear la iglesia de Koror, en la nación insular de Palaos, sólo para sufrir una impactante tragedia.

El 22 de diciembre de 2003, Ruimar DePaiva, de 42 años, su esposa, Margareth, de 37, y su hijo de 11 años, Larrison, fueron golpeados y apuñalados hasta la muerte en su casa en el Estado de Airai, informó My Plainview, un sitio de noticias de Hearst.

La hija de los DePaiva, Melissa DePaiva Gibson, que entonces tenía 10 años, fue encontrada más tarde en un camino aislado por dos residentes locales. Dijo a la policía que había sido secuestrada y agredida.

Justin Hirosi fue acusado de matar a los tres miembros de la familia DePaiva, de secuestro, de robo, de atentado al pudor y de agresión sexual, informó Plainview. Fue condenado a tres cadenas perpetuas sin libertad condicional.

Ann Hamel, una psicóloga a la que la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día pidió que proporcionara apoyo a Melissa después de la tragedia, dijo en un artículo de Misión Adventista que después de asesinar a sus padres y hermano, Hirosi ató a Melissa y la metió en el maletero de su auto. Le dijo que ahora era de su propiedad y se marchó con ella.

Después de dejarla encerrada sola en su casa mientras él se iba a trabajar, Hirosi la llevó a una zona remota de la isla, la estranguló y la arrojó a un barranco.

Una pareja de ancianos encontró a Melissa junto a la carretera en la madrugada del 23 de diciembre de 2003. Tras ser arrojada al barranco y dada por muerta, Melissa recuperó la conciencia y salió a rastras del barranco. Debilitada por el sufrimiento y por la falta de comida y agua, estaba demasiado débil para mantenerse en pie.

El primer auto que pasó no la vio tirada al lado de la carretera. Melissa levantó su pequeña mano cuando vio las luces de un segundo auto que se acercaba. La pareja del auto se detuvo y la llevó a su casa, donde le dieron comida. Al escuchar su historia, la llevaron rápidamente a la policía y al hospital.

En el momento del asesinato, el ex presidente de Palau, Tommy Remengesau Jr., describió el incidente como una “horrible tragedia, un crimen atroz que nunca se había vivido en la República”, informó el sitio de noticias de Palau Island Times.

 

El perdón viene de Dios  

Poco después de los asesinatos, Ruth DePaiva, madre de Ruimar DePaiva y abuela de Melissa, visitó a Hirosi en la cárcel, según Hamel.

“Por Jesús, quiero que sepas que te perdonamos”, dijo Ruth DePaiva, en nombre de su familia. “Quiero verte un día en el cielo con mi hijo, mi nuera y mi nieto”.

Años después, cuando le preguntaron cómo podía perdonar al asesino de sus familiares, Ruth DePaiva dijo: “Es imposible desde una perspectiva humana. El perdón sólo viene del Espíritu Santo”, según Hamel.

Después de la tragedia, Tiago Cunha fue llamado a servir como pastor principal de la iglesia de Koror en Palau. Durante su tiempo allí, Cunha comenzó a dar estudios bíblicos a Hirosi en la cárcel, quien finalmente se convirtió y se bautizó en 2016.

En 2018, Melissa DePaiva Gibson, ahora casada y enfermera, regresó a Palau.

En el comunicado de prensa de la Universidad Andrews, Surangal Whipps Jr, actual presidente de la República de Palau y amiga cercana de la familia, dijo: “La vida de Melissa es un milagro y su regreso a Palau es un regalo para nuestra nación. Nos sentimos verdaderamente bendecidos de que comparta su historia con nosotros. En nombre del pueblo de Palaos, quiero darle las gracias por volver y por perdonarnos. Siempre será una de nosotros”.

Acompañada por familiares y amigos, Melissa fue a la prisión para conocer al hombre que había asesinado a su familia y la había tratado tan brutalmente.

Hirosi expresó su profundo remordimiento por sus actos y su deseo de vivir una vida digna del don de la salvación, informó Hamel. Dijo que quería ver a Ruimar, Margareth y Larisson DePaiva en el cielo y pedirles perdón personalmente. Expresó su amor por Jesús y su deseo de vivir fiel el llamado de Dios en esta vida.

Aunque Melissa DePaiva Gibson no tenía previsto hablar, dijo, con lágrimas en el rostro, “Justin, todos somos iguales a los ojos de Dios. No somos mejores que tú. Todos necesitamos la gracia salvadora de Dios en nuestras vidas. Quiero verte un día en el cielo con mis padres y mi hermano”.

Regreso a Palaos está nominado al mejor documental y al mejor director en el Festival Internacional de Cine Cristiano, uno de los mayores festivales de cine cristiano del mundo, que se celebra del 4 al 7 de mayo de 2022 en Orlando (Florida, EE.UU.). También ha ganado premios y ha sido nominado en varios otros festivales de cine.

El tráiler oficial puedes verlo dándole click aquí. Para más información, visite https://www.facebook.com/returntopalau y https://www.returntopalau.com/.