Cuando la mayoría de los adventistas pensamos en el juicio investigador, viene a nuestra mente la visión histórica de Hiram Edson en un campo de maíz después de la noche del Gran Chasco. Pero la visión de Edson sobre Cristo entrando en el interior del Santuario del Tabernáculo Celestial, no menciona ningún juicio investigador. Edson, junto con O.R.L. Crosier y el Dr. Franklin B. Hahn, desarrollaron la enseñanza de que Jesús había entrado en el Lugar Santísimo, que luego fue publicada en un artículo de Crosier en el periódico millerita llamado The Day Star.[1] No se menciona el juicio investigador en ese artículo ni en el relato de Edson y su experiencia en el maizal. Edson vio que Jesús tenía “una obra que realizar en el Lugar Santísimo”, pero no estaba seguro de cuál era.[2]

Desde 1841, Josiah Litch había avanzado en la noción de que el juicio podía ocurrir antes del segundo advenimiento de Cristo. Citando Hebreos 9:27, Hechos 10:42 y 2 Timoteo 4:1, Litch escribió: “No existe ningún texto que presente la escena judicial del juicio después de la resurrección. Por el contrario, las Escrituras no pueden armonizarse sobre ningún otro principio que sea el de que la condena de todo hombre está fijada antes de su resurrección”.[3]

Elon Everts

El desarrollo de estas ideas en lo que llegó a llamarse el juicio investigador comienza con Elon Everts. Ordenado al ministerio evangélico durante el otoño de 1853 en New Haven, Vermont, su nombre era familiar en la Review, con varias cartas que describían sus labores evangelísticas en Vermont. Everts finalmente emigró a Round Grove, Illinois, donde continuó su labor evangelizadora, incluso durante un tiempo con J.N. Loughborough, y murió en febrero de 1858 a la edad de 51 años.[4]

James y Ellen White discutieron por primera vez el ministerio de Cristo en el Lugar Santísimo con Everts durante un viaje en carreta por Illinois en 1856.[5] Everts estaba bastante seguro de que Jesús estaba en el santuario celestial, pero no estaba seguro de lo que él había estado haciendo allí durante más de una década.

Everts comenzó a desarrollar sus ideas en una “comunicación” publicada en el número del 1 de enero de 1857 de la Advent Review and Sabbath Herald. Trabajó a partir de 1 Pedro 4:5-6: “James y Ellen White discutieron por primera vez el ministerio de Cristo en el Lugar Santísimo con Everts durante un viaje en carreta por Illinois en 1856.5 Everts estaba bastante seguro de que Jesús estaba en el santuario celestial, pero no estaba seguro de lo que había estado haciendo allí durante más de una década.

Everts comenzó a desarrollar sus ideas en una “comunicación” publicada en el número del 1 de enero de 1857 de la Advent Review and Sabbath Herald. Trabajó a partir de 1 Pedro 4:5-6: “¿Quién dará cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos? Por esta causa también se predicó el evangelio a los que están muertos, para que sean juzgados según los hombres en la carne, pero vivan según Dios en el espíritu.”

Debido a que las Escrituras hablan de un juicio tanto de los vivos como de los muertos, Everts razonó que Jesús había estado juzgando a los muertos de las épocas desde 1844, ofreciendo este texto como evidencia de que el juicio debía tener lugar antes del regreso de Cristo durante la última generación de vida en la Tierra. Aquí, Everts utilizó por primera vez la frase “juicio investigador” para intentar explicar lo que estaba haciendo Jesús, la primera vez que apareció en una publicación adventista.[6] Siguió con otro artículo sobre el juicio investigador, fechado el 4 de junio de 1854, pero que no se imprimió en la Review hasta el 11 de junio de 1857.

La opinión de los líderes

El primer artículo completo que abordó el juicio investigador provino de James White, quien retomó los temas de la “comunicación” de Everts sólo un mes después, en la Review del 29 de enero de 1857, con un artículo titulado “El juicio”.

El argumento de James White se basaba en su comprensión de la eliminación del pecado, el registro del pecado en el cielo, y la “recompensa” de Daniel 12:13: “Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días”. Enumeró más de 70 pasajes del Antiguo Testamento de The Englishman’s Hebrew Concordance, algunos de los cuales indicaban que la “recompensa” se refería a la posición de los juzgados. Daniel en su situación era una referencia a que ya había sido juzgado. James White siguió a Everts en la idea de que las Escrituras enseñaban que habría un juicio tanto de los vivos como de los muertos, basándose en 1 Pedro 4:5-6, y que este juicio había comenzado con los justos muertos en 1844.[7]

Un folleto impreso en Battle Creek en 1872 se refiere al juicio investigador como el Articulo no. 23:

Que el tiempo de la purificación del santuario (véase la Proposición no. 10), que se correlaciona con el tiempo de la proclamación del tercer mensaje, es un tiempo de juicio investigador, primero con referencia a los muertos, y al final del tiempo de gracia con referencia a los vivos, para determinar quiénes de los muchos que ahora duermen en el polvo de la tierra son dignos de participar en la primera resurrección, y quiénes de las multitudes vivas son dignos de ser trasladados -puntos que deben determinarse antes de que aparezca el Señor.[8]

Uriah Smith escribió extensamente sobre el juicio investigador en su obra de 1877 The Sanctuary and the 2300 Days (El santuario y los 2300 días), y vio en Daniel 7:9-10 la base del juicio investigador: “Por lo tanto, la purificación del santuario implica el examen de los registros de todos los hechos de nuestras vidas. Es un juicio investigador. Cada individuo de cada generación desde el principio del mundo pasa así en revisión ante el gran tribunal de arriba. Por eso Daniel, al describir la apertura de esta escena, la llama una obra de juicio, y señala expresamente el hecho de que los libros fueron abiertos”.[9]

En una declaración general, Smith unió varios motivos bíblicos: “Ya hemos visto que la purificación del santuario, el juicio investigador de los santos, el borrado o la remisión del pecado, y la terminación del misterio de Dios, son todos una y la misma cosa. Ahora hacemos la declaración adicional de que esto es también la expiación”.[10]

El Instituto Bíblico, una sinopsis de 1878 de las doctrinas adventistas realizada por Urías Smith y James White, también vinculó la purificación del santuario con el juicio investigador y la finalización del misterio de Dios.[11] En la página 84 de la misma obra, afirmaron que el juicio investigador tiene lugar cuando el santuario es purificado.[12]

Antes de su muerte en 1883, J.N. Andrews escribió The Sanctuary of the Bible. Menciona el juicio investigador dos veces, diciendo que es idéntico a la purificación del santuario: “La naturaleza de esa obra la indicaremos ahora brevemente. La obra del Juicio se divide en dos partes. La primera parte es el juicio investigador, que tiene lugar en el santuario celestial, con Dios el Padre sentado en el juicio. La segunda parte es la ejecución del juicio, y está encomendada enteramente a Cristo, que viene a nuestra tierra para realizar esta obra. Juan 5:22-27; Judas 14, 15. Mientras el juicio investigador está en sesión, tiene lugar la purificación del santuario. O, para hablar con más precisión, la purificación del santuario es idéntica a la obra del juicio investigador”.[13]

Su publicación póstuma The judgment: Its Events and Their Order [El juicio: Acontecimientos y cronología] incluye un capítulo entero sobre el juicio investigador.[14]

La opinión de Ellen White

Debido a que El Conflicto de los Siglos de Ellen White es la fuente de historia religiosa más leída entre los adventistas, puede ser fácil para nosotros asumir que la enseñanza del juicio investigador comenzó con ella. Sin embargo, hemos demostrado que varios eruditos adventistas ya habían escrito sobre el tema durante 30 años antes de que ella lo abordara. La primera vez que habla del juicio investigador es en 1884, en el capítulo 23 de The Spirit of Prophecy, Vol. 4. Mientras que su esposo había encontrado pruebas de un juicio investigador en Daniel 12:13, el juicio de los vivos y los muertos al que se refiere 1 Pedro 4:5-6, Ellen White no menciona ninguno de los dos, basándose en cambio (como hizo Uría Smith) en Daniel 7 (que James no había mencionado) y argumentando que los versículos 9, 10, 13, 14 describen la apertura del juicio investigador en el cielo.

Ellen White amplió su enseñanza sobre el juicio investigador en la edición de 1888 de El Conflicto de los Siglos, introduciendo una serie única de textos bíblicos para apoyarla e ilustrarla: “La venida de Cristo como nuestro sumo sacerdote al lugar santísimo, para la purificación del santuario, presentada en Daniel 8:14; la venida del Hijo del hombre al Anciano de días, presentada en Daniel 7:13; y la venida del Señor a su templo, predicha por Malaquías, son descripciones del mismo acontecimiento; y esto también está representado por la venida del novio a las bodas, descrita por Cristo en la parábola de las diez vírgenes, de Mateo 25.”[15] También apeló a Mateo 22:11 para apoyar su enseñanza del juicio investigador.[16]

Entre los primeros estudios sobre el juicio investigador se encuentran la influyente obra de Urías Smith: Daniel and the Revelation (1897) [Daniel y Apocalipsis] y las obras de S.N. Haskell: The Story of Daniel the Prophet (1901) [La historia del profeta Daniel], The Story of the Seer of Patmos (1905) y The Cross and Its Shadow (1914).

La edición de 1911 de El Conflicto de los Siglos de Ellen White sigue siendo la fuente principal de la enseñanza del juicio investigador, pero ella guardó un gran silencio sobre el tema del juicio investigador hasta 1884, mucho después de que lo hubieran estudiado y escrito Elon Everts, James White, J.N. Andrews y Uriah Smith, quienes fueron los principales proponentes de la enseñanza. Si bien Ellen White posteriormente realzó y dio credibilidad a la enseñanza, ella no la originó.

Glenn Hansen se jubiló después de 13 años de enseñar inglés en China Central. Vive en la frontera entre China y Myanmar. 

Para comentar, dale clic aquí

Referencias

[1] O.R.L. Crosier, “The Law of Moses,” Day Star Extra, Vol. 9, Feb. 7, 1846, pp. 37-43.

[2] Handwritten Hiram Edson Manuscript, Document File 588 (Silver Spring, MD: Ellen G. White Estate, circa 1866-1873).

[3] Josiah Litch, “An Address to the Public and Especially the Clergy” (Boston: Joshua V. Himes, 1841), pp. 38-39.

[4] James White, “Eastern Tour,” Advent Review and Sabbath Herald, Vol. 4, No. 19, Nov. 15, 1853; John Lindsey, “Obituary,” Advent Review and Sabbath Herald, Vol. 11. No. 17, Mar. 11, 1858; J.N. Loughborough, Elon Everts, and J. Hart, “Tent Meeting in Green Vale,” Advent Review and Sabbath Herald, Vol. 10, No. 13, July 30, 1857.

[5] Arthur L. White, Ellen G. White: The Early Years, 1827-1862, Vol. 1 (Takoma Park, MD: Review and Herald, 2002), pp. 353-354.

[6] Elon Everts, “Communication From Bro. Everts,” Advent Review and Sabbath Herald, Vol. 9, No. 9, Jan. 1, 1857, p. 72.

[7] James White, “The Judgment,” Advent Review and Sabbath Herald, Vol. 9, No. 13, Jan. 29, 1857, p. 100.

[8] “A Declaration of the Fundamental Principles Taught and Practiced by Seventh-day Adventists” (Battle Creek, MI: Seventh-day Adventist Publishing Association, 1872).

[9] Uriah Smith, The Sanctuary and the Twenty-Three Hundred Days of Daniel 8:14 (Battle Creek, MI: Seventh-day Adventist Publishing Association, 1877), p. 276.

[10] ibid. p. 275.

[11] Uriah Smith and James White, “The Biblical Institute: A Synopsis of Lectures on the Principal Doctrines of Seventh-day Adventists” (Oakland, CA: Pacific Seventh-day Adventist Publishing House, 1878), p. 72.

[12] ibid., p. 84.

[13] J.N. Andrews, “The Sanctuary of the Bible,” Bible Tracts No. 5 (Battle Creek, MI: Review and Herald, 186-?), p. 14.

[14] Andrews, The Judgment: Its Events and Their Order (Oakland, CA: Pacific Press, 1890), Ch. 1.

[15] Ellen G. White, The Great Controversy (Mountain View, CA: Pacific Press, 1888), p. 426.

[16] ibid., p. 427.