17 abril 2018  |  

La Junta de Inversiones de la Asociación General ha votado que al Comité de Gerenciamiento Inversionista de la Asociación General “manteniendo nuestra larga posición sobre el pacifismo… monitoree todas las inversiones actuales y potenciales para excluir empresas cuyos ingresos deriven parcial o sustancialmente de la fabricación y venta de armas, vehículos de combate, municiones y otros pertrechos de guerra”.

El voto también ordena al Comité de Inversiones de la Asociación General a “evitar inversiones en cualquier compañía que esté involucrada en la fabricación de bombas de racimo, minas terrestres o armas nucleares y excluirlas independientemente de la proporción de los ingresos o ventas de la compañía que estos productos representan”.

La acción de la Junta Corporativa de la Asociación General -el cuerpo de la Asociación General que administra sus activos- surgió después de un pedido de la Unión Noruega realizado en febrero que le solicitó a la Asociación General que deje de invertir en fabricas armamentísticas después de descubrir que la Asociación General ha, durante años, poseído acciones en varias industrias de armas.

En el pedido, Victor Marley, presidente de la Unión Noruega, dijo que era completamente inaceptable que la Iglesia Adventista posea acciones en empresas conectadas directa o indirectamente a la industria de armas.

La Unión Noruega le solicitó a la Asociación General que sea completamente transparente en el tema de las inversiones y le solicitó a la denominación que se retire de inversiones que no armonizan con las creencias, enseñanzas y valores de la Iglesia.

En esa ocasión, Marley les dijo a los adventistas en Noruega que ellos podían ser una voz profética, no solo hacia el mundo exterior, sino también hacia su propia denominación.

En respuesta al pedido, la Asociación General le aseguró a la Unión Noruega que el asunto de las inversiones de la iglesia en industrias armamentísticas sería discutido en el Concilio Primaveral de la denominación que se llevará a cabo entre el 10 y el 11 de abril de 2018.

Tim Aka, el tesorero asociado de la Asociación General, habló acerca del tema de los valores cuando la reciente decisión de la Junta Corporativa de la Asociación General fue anunciada: “Como una organización espiritual, somos responsables de asegurar que nuestras estrategias e inversiones financieras estén en armonía con nuestras valores y compromisos establecidos”.

Él agregó que “este proceso está avanzando y continúa siendo de vital importancia para la Oficina de Inversiones”.

Aka señaló una declaración de la Iglesia Adventista del 2002 titulada “Pedido por la paz”. La declaración afirma que “las iglesias no solo deben ser reconocidas por sus contribuciones espirituales, aunque éstas son fundamentales, sino también por su apoyo a la calidad de vida, y en este sentido el pacifismo es esencial”.

Aka declaró que “en el espíritu de esa Declaración y como un proceso continuo, la Asociación General ha intentado mitigar estas inversiones incongruentes, pero aun así mantener sus responsabilidades fiduciarias”.

En su reciente revisión, la Junta Corporativa de la Asociación General reafirmó las restricciones existentes a inversiones relacionadas al alcohol, el tabaco, los juegos de azar, la pornografía, productos de carne y las bebidas cafeinadas.

Para comentar, haga clic aquí.