por Sarah Kay Jones  |  13 de agosto, 2022  |

En los últimos meses, he visto y oído innumerables comentarios sobre el derecho al aborto, de ambos lados. Pero casi nadie habla de la libertad religiosa en relación con este tema.

Me forme en el sistema escolar adventista, que entonces se oponía firmemente a la intervención del gobierno en las escuelas o iglesias, o en las legislaturas. La separación de la Iglesia y el Estado se inculcaba en nuestros cerebros estudiantiles seis días a la semana. Que el gobierno no decida qué día vamos a la iglesia, trabajamos o lavamos el auto.

Sin embargo, cuando se trata de un gobierno aliado con un partido político que está a favor de la oración en las escuelas o en el Parlamento, a favor de los monumentos de los Diez Mandamientos, a favor de cobrarle impuestos fiscales a la atracción del Arca de Noé, en contra del colectivo LGBT, de la elección del aborto, del uso de cupones de matrícula en las escuelas cristianas, del alistamiento para luchar en el ejército o del apoyo a la pena de muerte, ha sido fácil para algunos bajar la guardia de los elementos políticos o morales que personalmente aprobaban.

La Corte Suprema de Justicia y la libertad religiosa

Volvamos a la batalla más reciente en la Corte Suprema de Estados Unidos: el aborto.

A través de cientos de religiones y sectas en nuestra nación pluralista de 330 millones de personas, hay muchas creencias sobre cuándo comienza la vida humana: en la concepción, a las 6 semanas, 12 o 15 semanas, en el latido del corazón, en la viabilidad, en el segundo o tercer trimestre, o en el nacimiento, cuando se respira. (En Arizona, la legislatura, en colaboración con un grupo de presión religioso, decidió que la vida comienza en la ovulación, antes de que la mujer sea inseminada). Incluso quienes no tienen creencias religiosas tienen una ideología sobre el comienzo o el final de la vida. Dado que nuestra Constitución incluye la libertad religiosa, hasta hace poco nosotros y nuestros médicos hemos podido seguir nuestra conciencia en lo que respecta al aborto o a llevar un embarazo a término.

La opinión mayoritaria del Tribunal dio vueltas a la Constitución y dijo que, como el documento no menciona específicamente el aborto (ni tampoco a las personas esclavizadas, las mujeres, los niños, Internet o las armas nucleares), el derecho al aborto no estaba garantizado.

Entonces, seis jueces católicos impusieron y establecieron sus creencias religiosas en esa nación pluralista. La siguiente declaración es del Catecismo de la Iglesia Católica Romana:

La vida humana debe ser respetada y protegida absolutamente desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, al ser humano se le deben reconocer los derechos de la persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida.

La separación de la Iglesia y el Estado

“El propósito de la separación de la Iglesia y el Estado es mantener para siempre fuera de estas costas la incesante lucha que ha empapado de sangre el suelo de Europa durante siglos”, escribió James Madison.

Madison estableció la conexión entre un régimen Iglesia-Estado y la tortura religiosa, la muerte y la opresión.  Podría haber citado las guerras europeas que duraron décadas, las Cruzadas, la Inquisición, las percusiones contra los judíos, la ley sharia, la Iglesia de Inglaterra contra los católicos, los puritanos contra la Iglesia de Inglaterra, los puritanos contra todos los demás (católicos, judíos, cuáqueros, bautistas), los católicos contra los ortodoxos, los musulmanes contra los judíos, los hindúes contra los musulmanes, los comunistas contra los budistas…

La unión entre la religión y el Estado ha durado milenios y continúa hasta nuestros días. Siempre, siempre resulta en opresión, y a menudo en muerte.

La cláusula de establecimiento de la Primera Enmienda impide que el gobierno federal establezca una religión estatal. Ya he oído que la separación de la Iglesia y el Estado no está escrita en la Constitución, así que no es legítima. En la nueva formación cívica para los profesores de las escuelas públicas de Florida se incluye la afirmación de que es un “concepto erróneo” que “los Fundadores deseaban una estricta separación de la Iglesia y el Estado”.

Ese es el mismo argumento que se dio sobre la sentencia del aborto de 2022, lo que significa que, bajo la actual mayoría de jueces de la Corte Suprema, el establecimiento de la religión también está en riesgo. Sin embargo, eso no es lo que enseñaron los fundadores de la nación, según el Centro de Libertad de Expresión de la Universidad Estatal de Middle Tennessee:

En el caso Everson v. Board of Education (1947), que aplicó por primera vez la cláusula de establecimiento de la Primera Enmienda a los Estados, el Tribunal Supremo se basó en la metáfora de [Thomas] Jefferson para anunciar una norma estricta de separación entre Iglesia y Estado.

El juez Hugo L. Black concluyó su opinión para la mayoría del Tribunal con el pronunciamiento de que “la Primera Enmienda ha levantado un muro entre la Iglesia y el Estado. Ese muro debe mantenerse alto e inexpugnable. No podríamos aprobar la más mínima violación”.

Los actuales jueces de la Corte Suprema creen que pueden ser originarios con respecto a otras enmiendas, pero el establecimiento de la religión por parte del gobierno, prohibido en la Primera Enmienda está, ahora bien. La oración religiosa en las escuelas públicas está bien. Que los contribuyentes paguen la matrícula de las escuelas religiosas está bien. Los que defienden estas creencias se sienten satisfechos con el principio superior de la intervención del gobierno en nuestros derechos.

Un Dios de libertad

Uno de mis empleadores es una iglesia bautista, donde el pastor principal dijo recientemente que “Dios ha hablado a través de la Corte Suprema”, y dirigió a la congregación cantando el estribillo de “Dios es grandioso”.

Arrige mi cara y recordé a Roger Williams, el fundador de la denominación bautista en la América colonial temprana, quien, en la década de 1630, fue uno de los primeros en abogar por la libertad religiosa para todos -no sólo para los bautistas, puritanos, judíos, católicos o cuáqueros- la libertad para todos.

Y recuerdo a un ministro bautista del séptimo día, Nathaniel Jenkins, miembro de la legislatura de Nueva Jersey en 1721, hablando con fuerza sobre un proyecto de ley que castigaría a las personas por ser unitarias en lugar de trinitarias. En la asamblea, Jenkins declaró que

…aunque creo en estas doctrinas tan firmemente como el más acérrimo defensor del proyecto de ley, nunca consentiría en oponerme a quienes las rechazan con la ley o con cualquier otra arma que no sea el argumento.

Dios es un Dios de elección. Nuestro Dios no obliga. Jesús dijo dos veces en el mismo versículo que su reino no es de este mundo. Si Dios es soberano, no necesita soldados humanos para librar sus batallas o “recuperar nuestra nación para Cristo”.

¿Ya estamos escuchando? Lamentablemente, creo que no. No queremos ser ruidosos, especialmente cuando estamos de acuerdo con un tema como el aborto o la oración pública. Y para que quede claro, no puedo poner mi nombre en este artículo porque necesito mantener mi trabajo. Pero abogaré en muchos ámbitos por la libertad, porque si es libertad sólo para algunos, no es libertad para todos en la nación de Cristo”.


Sarah Kay Jones es el seudónimo de una autora que ofrece un ministerio musical a las iglesias evangélicas. 

Para comentar, dale clic aquí.