Por Lindsey Abston Pintora | 15 de abril, 2022 |

“El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.” (Proverbios 17:22).

He citado la versión Reina Valera 1960 de este versículo porque así es como lo aprendí de niño. Sugiere (y el oído a la gente usando de esta manera) que todo lo que se necesita para cambiar tus sentimientos es “pensar en positivo”.

Ser positivo es, por supuesto, algo bueno. Nos gusta estar rodeados de gente feliz y optimista. Tenemos en nuestro cerebro “neuronas espejo” que notan el comportamiento de las personas que nos rodean y reflejan esos comportamientos. Por eso, estar cerca de alguien alegre y alentador puede ser contagioso.

Y a veces, es cierto, nos dejamos llevar demasiado por lo negativo. ¿Alguna vez te ha dejado llevar por la autocomplacencia de sentirte malhumorado por algo, o de compadecerte de ti mismo? Algunas personas eligen ser negativas, odiosas o autocompasivas, cuando podrían elegir fácilmente un patrón de pensamiento más saludable.

Sin embargo, también he visto a cristianos utilizar este versículo para restar importancia, o directamente negar, problemas graves de salud mental. “¿Sabes cuál es tu problema? ¡Es que no piensas en positivo! ¡Anímate! Eres tan feliz como decidas serlo, así que elige ser feliz”. Pero decirle a alguien “¡sólo piensa en positivo!” cuando está clínicamente deprimido no es útil. El positivismo sólo funciona cuando no nos enfrentamos a un trauma o a graves problemas de salud mental.

Ahí es donde este texto no se aplica. Algunas personas no pueden simplemente querer ser felices cuando están en un lugar oscuro. (Lo mismo ocurre cuando se aconseja a personas muy deprimidas o afligidas que simplemente oren para que desaparezcan sus malos sentimientos, pero eso es para otra discusión).

Procesos químicos y traumas  

El cerebro es una máquina de pensar, pero también es un órgano biológico. A veces, por diversas razones, nuestro cerebro no produce el equilibrio adecuado de sustancias químicas, o algo más va mal y no nos permite sentirnos felices. Si mi cerebro no produce suficiente cantidad de una sustancia química o produce demasiada de otra, necesito ayuda, no vergüenza. Si me rompiera la pierna, nadie me diría “¡sólo piensa en positivo!”.

Nuestra sociedad tiene esta extraña noción de que nuestros cerebros y cuerpos funcionan por separado. ¿Tienes un problema con tu cuerpo? Ve a ver a un médico. ¿Tienes un problema con tus emociones? Ve a ver a un terapeuta. Pero cada vez más, la ciencia nos muestra que nuestros cerebros y cuerpos funcionan juntos. Lo que sucede en mi cuerpo afecta a mis emociones, y lo que ocurre en mis emociones afecta a mi cuerpo.

Tanto los problemas de salud mental como los de salud física pueden ocurrir cuando una persona ha experimentado un trauma. Los traumas cambian el funcionamiento de nuestros cerebros y cuerpos. Cuando experimentamos un trauma, éste vive dentro de nuestro cuerpo. (Véase The Body Keeps the Score de Bessel van der Kolk). Ninguna dosis de “fuerza mental” nos protegerá de sus efectos.

James Bond y otros héroes de las películas de acción han fomentado la idea errónea de que la gente simplemente supera los acontecimientos traumáticos y sigue adelante. En estas películas, el héroe experimenta violencias y traumas indescriptibles. Por lo general, la película nos hace sentirlo, matando a alguien que el héroe ama. En el caso de James Bond, su mujer; en el de John Wick, su perro. El héroe puede mostrar una sola lágrima, u ocasionalmente puede llorar de verdad, para mostrarnos lo verdaderamente traumático de la situación. Y luego, tiene su venganza. Al final de la película, ha salido ileso de la prueba, excepto, quizás, por los episodios ocasionales de mirada perdida en la distancia.

Pero un James Bond, John Wick o cualquiera de estos héroes de acción de la vida real probablemente desarrollaría un TEPT u otras respuestas al trauma. Tendrían insomnio, paranoia, escenas retrospectivas, recreación del trauma, ansiedad o depresión graves, ataques de ira o violencia y dificultades para gestionar los aspectos normales de la vida civil. En la vida real, Rambo necesitaría tratamiento psiquiátrico, incluida la medicación y la terapia hospitalaria.

El trauma es un estrés negativo que supera nuestra capacidad emocional para manejarlo, y no sólo les sucede a los soldados en combate. El trauma está más extendido de lo que creemos. Según el National Council for Behavioral Health, el 70% de los adultos de Estados Unidos ha sufrido al menos un acontecimiento traumático a lo largo de su vida. Donde yo vivo, en el norte de California, la gente tiene traumas relacionados con los incendios que arrasan todos los otoños, destruyendo las casas de la gente e incluso matando a personas. La gente experimenta traumas por agresiones sexuales o físicas. Por mordeduras de perro y accidentes automovilísticos. Por la muerte de un ser querido. Por un divorcio. Por un empleo, un hogar o una iglesia tóxicos. Por dolor emocional, como cuando alguien a quien quieres o admiras te dice que no vales nada.

Son cosas que les ocurren a personas reales, algunas de las cuales conoces. Estadísticamente hablando, la mayoría de las personas que leen este artículo han experimentado un trauma, incluyéndome a mí.

Luchar o salir corriendo

Nuestro cuerpo tiene una respuesta de “lucha o salir corriendo” cuando percibimos una amenaza. La respuesta de lucha/huida es automática, y realiza cambios en nuestro cuerpo para que podamos luchar contra un enemigo o huir.

Pero nuestro cuerpo sólo está diseñado para estar en modo de lucha/huida durante unos minutos. Cuando tenemos un trauma o un estrés prolongado, a veces nos quedamos “atrapados” en el modo lucha/huida. El siguiente cuadro resume algunas de las cosas que ocurren.

Respuesta Lucha/Huida Lo que sucede cuando nos quedamos en lucha/huida a largo plazo:
Nuestro cuerpo se llena de adrenalina para prepararnos para luchar o huir La descarga constante de adrenalina hace que no podamos dormir ni relajarnos, y provoca una fatiga extrema.
La sangre se precipita a nuestros músculos, y nuestros músculos se tensan en preparación para luchar o huir La tensión muscular provoca fatiga y contracturas en nuestra espalda, cuello y hombros
Nuestro cuerpo suprime funciones que no considera útiles en una situación de supervivencia (como la digestión y la reproducción) para dar prioridad a otras funciones más críticas. La supresión continua de ciertas funciones puede causar una serie de problemas estomacales, dificultad para comer o comer en exceso, dificultad para digerir, reducción de la fertilidad y del impulso sexual.
El córtex prefrontal es responsable del pensamiento crítico y la toma de decisiones racionales. Pero es demasiado lenta para gestionar los reflejos en una situación de supervivencia, por lo que se apaga y cede las respuestas a funciones cerebrales más cercanas al tronco cerebral, las impulsadas por el miedo y la emoción. La incapacidad a largo plazo de acceder a la corteza prefrontal puede causar dificultades de aprendizaje, niebla cerebral, incapacidad para relacionarse con los demás, sentirse “fuera de sintonia” con los demás. Nos volvemos emocionalmente reactivos, lo que puede llevar a la rabia, la ansiedad, la depresión y el consumo de sustancias.
La presión arterial y el ritmo cardíaco aumentan para inundar los músculos con sangre para luchar o huir. Los problemas cardíacos crónicos y la presión arterial alta pueden ser el resultado de una lucha/huida prolongada.

 

En resumen: estar en modo lucha/huida a largo plazo nos perjudica, tanto mental como físicamente.

No culpes a la víctima

Sabiendo todo eso, ¿no es entonces absurdo que alguien vea a una persona en un lugar oscuro de su salud mental -atrapada, quizás, en alguna fase de esa respuesta de lucha/huida- y le diga: “¡Sólo tienes que pensar en positivo!”. Pensar en positivo, sin reconocer la gravedad de la crisis, no sirve. Coloca la culpa del problema de la salud mental sobre los hombros de la víctima. Sugiere que podrían solucionarlo si realmente lo quisieran.

Es casi seguro que esto empeorará su situación en lugar de mejorarla. La positividad tóxica perjudica a las personas. Entonces, ¿qué podemos hacer en lugar de exhortar a la gente a pensar en positivo?

En primer lugar, tomemos en serio sus problemas de salud mental. Validemos que lo que sienten es real. Afirmemos que es una buena persona que necesita ayuda. En segundo lugar, veamos si están dispuestos a recibir ayuda. La ayuda puede venir de muchas formas. El mejor tipo de ayuda viene de los profesionales de la salud mental y de los médicos. En tercer lugar, no estigmatice la salud mental y los medicamentos para la salud mental. Los medicamentos para la salud mental salvan la vida de las personas. Ayudan a las personas a volver a sentirse “normales” después de una crisis.

No me importa compartir aquí que tomo una medicación regular para la ansiedad en dosis bajas. Antes de la medicación me preocupaba todo el tiempo. Me peleaba con mis hijos, mis compañeros de trabajo y mis amigos porque me lo tomaba todo como algo personal, y mi ansiedad me hacía perseverar por cosas pequeñas, haciendo montañas de un grano de arena. Tenía noches en las que no podía dormir porque mi cerebro me mentía sobre mi vida, ofreciéndome los peores escenarios para mí y mis hijos.

Mi medicación para la ansiedad me hace funcionar mejor. Me ayuda a ver la verdad sobre mi vida, no sólo mis miedos.

Creo que necesitamos un poco más de transparencia sobre estas cosas. Cuando ocultamos nuestro uso de la medicación, nuestras visitas al terapeuta, nuestras luchas por la salud mental, hace que parezcan vergonzosas. Tuve miedo de tomar mi medicación para la ansiedad durante mucho tiempo. Y cuando finalmente me decidí a hacerlo, pensé: “¿Por qué no hice esto por mí misma hace años?”. Ahora, quiero que otros reciban la misma ayuda que yo recibí. No lo mantengo en secreto, porque no me avergüenza recibir ayuda.

No hay necesidad de sufrir solo en silencio. Y si conoces a alguien que está sufriendo, muéstrale empatía, no positividad tóxica. En lugar de “¡Piensa en positivo!”, di: 2Me preocupo por ti y veo que sufres. ¿Cómo puedo ayudarte?”.

Traducido y editado por Daniel A. Mora, B.Th. Editor para AToday Latinoamerica 


Lindsey Abston Painter es una educadora en salud mental que vive en el norte de California. Le apasionan el feminismo, la justicia social y la ciencia ficción. Está orgullosa de ser madre, y tiene demasiados gatos y un perro tonto.

Para comentar, dale click aquí.