por Daniel A. Mora | 09 de agosto, 2022

Ciudad de Panamá.-  División Interamericana celebró su festival de laicos, bajo el título: “Su luz resplandecerá”. La actividad conto con la presencia de 500 delegados, en su mayoría administradores de las 24 Uniones y las Asociaciones que componen la División, además de pastores y laicos. El evento estuvo dominado por las celebraciones del centenario de la creación de la DIA (1922-2022). Entre los invitados y oradores estuvieron James Howard y Ramón Canals de la Asociación General, junto a Elías Brasil de Souza, director del BRI. Además de los administradores de la DIA, algunos departamentales y otros líderes locales.

El concilio fue pequeño y completamente reservado, para un evento que tenía 12 años sin hacerse –el ultimo concilio de laicos se hizo en 2010. De hecho, no había acceso a inscripciones o reservas en la página web. El evento se trasmitió por internet, con una agenda cronometrada que demostraba la posición que deseaba trasmitir la DIA a los laicos y pastores: los planes exhaustivos de evangelismo no van a cambiar. Con la idea del evangelismo se usó una antorcha simbólica (“la llama del evangelio”) que recorrió las 24 Uniones y terminó siendo entregada por el pastor Orlando Ramírez, presidente de la Unión Venezolana Occidental al pastor Elie Henry.

Los informes de las Uniones

La actividad inició el día 4 de agosto con una reflexión del pastor Elie Henry, presidente de la DIA y algunas indicaciones del pastor Melchor Ferreyra, director de Ministerios personales. Entre el 5 y 6 de agosto se presentaron los informes de evangelismo de las Uniones durante varias horas, mostrando las diferentes actividades llevadas a cabo en las caravanas de evangelismo. Las actividades de impacto a las comunidades, maratones, ferias de salud, entrega de libros misioneros, donación de ropas y alimentos. Pero sobre todo las campañas de evangelismo y sus bautismos. La Unión Dominicana, presentó el cronograma exhaustivo de predicaciones y actividades que abarcan todo el año, y que tienen como propósito seguir produciendo bautismos. El pastor Joel Fernández, presidente de esa Unión, afirmó los objetivos de miles de bautismos y que se hicieron 11,889 campañas evangelisticas.

Los informes fueron presentados en el tono habitual de triunfalismo. Incluso se llegó a celebrar el hecho de que pronto la DIA llegaría a los 4 millones de miembros. Pero nadie se detuvo a reflexionar sobre el daño colateral contra los pastores e iglesias locales, quienes terminan siendo explotados para cumplir las exigencias burocráticas de bautismos. Nada ha cambiado con el pesado y penoso legado que dejo Israel Leito, creador de la maquinaria de bautismos. Las iglesias locales terminan siendo expoliadas y precarizadas, al punto que solo se convierten en lugares para ejecutar una mega agenda de evangelismo, y los miembros son “empleados” sin paga. Hace unas semanas, escuche a un administrador decirme: “todos sabemos que los cronogramas de actividades obligatorias no sirven para las iglesias, pero tenemos que hacerlo”.

¿La pérdida de miembros se celebra?

Entre tantas luces y celebraciones, hubo total silencio para hablar de una realidad escandalosa: la pérdida de miembros adventistas. En la revisión estadística que publique en AToday sobre la perdida de miembros desde el año 2000 a 2019, la DIA perdió 4 millones de miembros. En el informe que presentó la Unión Dominicana, no dijo que durante el año 2021 perdió 40,829 miembros. Mientras que la DIA perdió 46,882 miembros entre 2020 y 2021. Estas cifras son según los reportes anuales de la oficina de archivos y estadísticas de la Asociación General. Contando que la revisión de libros no es algo riguroso, las cifras pueden ser más grandes. Desde el 2018 a la actualidad, la DIA no ha crecido sino que está decreciendo, sus números siguen cerrando en negativo:

 

División Interamericana
Año Crecimiento total
2018 -49,992
2019 -29,246
2020 -32,619
2021 -14,263

 

La dimensión de las pérdidas de miembros es amplía. Si bien desde 2018 a 2021, la DIA perdió 126,120 miembros, la realidad es que el número de perdidas incluye los objetivos de bautismos anuales. En la época de Israel Leito se ejecutaba el plan de 1 millón de bautismos para cinco años. Y los blancos de bautismos anuales pueden ascender hasta 200 mil bautismos, es decir, que no solo los objetivos no se están alcanzando, sino que se pierde más de lo que se bautiza. Lo que demuestra que el plan de bautismos masivos no funciona, y que solo es un show para mantener a determinadas personas en el poder, ya que son ellos los que justifican su presencia y gobernabilidad institucional, porque son los que ejecutan a cabalidad el mega plan de bautismos.

Al compararse los modelos de evangelismo e iglesia, tal como se pudo ver en la convención de pastores “Called” de la División Norteamericana, hay dos modelos de iglesia. Mientras la DIA se enfoca en exprimir a sus pastores e iglesias para alcanzar metas de números de bautismos, con el lema de “el fin justifica los medios”. La NAD muestra otra apertura que se enfoca en fortalecer las iglesias locales y adaptarse a las nuevas generaciones, sin asfixiar a sus pastores o iglesias con programas exhaustivos de evangelismo. La NAD sigue registrando un aumento sostenido de miembros. Desde 2020 a 2021 no registro perdidas de miembros, a comparación de la DIA, sino que sumo 8,715 miembros. Esto se viene registrando desde 2018:

 

División Norteamericana

Año Crecimiento total
2018 8,198
2019 5,014
2020 2,827
2021 5,888
Total 21,927

 

Reafirmando el fundamentalismo

El sábado 6 de agosto, hubo un panel de preguntas y respuestas titulado “Pilares de la fe”, realmente fue un monologo con respuestas unidireccionales. En la mañana, estuvo a cargo del pastor Donovan Williams, presidente de la West Jamaica Conference, junto a otros cuatro participantes. El monologo se sustentó en el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14, haciéndose eco del evangelio, pero también del juicio investigador, la creación literal de Génesis, la Reforma pro-salud. También se habló contra la homosexualidad y se afirmó la misma retórica de pureza sexual; además el domingo como la marca de la Bestia de Apocalipsis 13, el sábado como el sello de Dios y los adventistas como el remanente.

En la tarde del sábado 6 de agosto, volvió a reunirse otro panel para hablar de los “Pilares de la fe”, esta vez había tres participantes diferentes: Dr. Josney Rodríguez, secretario ministerial de la DIA, Dr. Efrain Velazquez, presidente del SETAI y Elías Brasil de Souza, director del BRI. Ahora se hablaría desde la posición académica. Velazquez reconoció que se reafirmaría el documento de 10 puntos expuestos por Mark Finley en la AG. Por otro lado, se inició preguntando sobre la ciencia y la religión, se concluyó que la “ciencia corrobora lo que dice la Biblia, entendiendo nosotros que cuando hablamos de la creación nosotros tenemos la Biblia como la autoridad suficiente, verídica y autoridad total”. Si bien se dijo que la ciencia y la religión no son enemigas, se terminó afirmando que la ciencia solo es útil cuando corrobora lo que creemos de la creación. Y se rechazó a los cristianos que creen en la evolución.

El juicio investigador fue otra de las preocupaciones evidentes. Ya que como lo reconocieron los panelistas, el tema de la justicia y el mal no está siendo aceptada por los “posmodernos”. Además, se amarró la teoría del juicio investigador con el Santuario, como si no aceptar el juicio investigador equivale a negar la existencia del Santuario celestial. El Dr. Elias dijo que incluso los evangélicos estaban afirmando la importancia del ministerio de Jesús en el Santuario celestial, pero no mencionó que la teoría del juicio investigador ha sido cuestionada por eruditos adventistas, mientras siguen creyendo en el Santuario celestial. La pregunta del Dr. Velazques resumió la realidad entre los jóvenes adventistas: “¿Cómo vamos a alcanzar a los posmodernos con el mensaje del Santuario? ¿De qué manera podemos enamorarlos con el juicio a esta sociedad post-cristiana?” El método propuesto y nada novedoso: adoctrinamiento.

No obstante, estos pilares fueron reafirmados desde el fundamentalismo, es decir, la infabilidad e inerrancia de nuestras interpretaciones sobre las Escrituras, sin espacios a correcciones o revisiones. Además de juzgar cuan cristiano o adventista es una persona, si acepta o no nuestras interpretaciones. De hecho, se mencionó la Conferencia bíblica de 1919 en términos positivos y se distorsionó lo que realmente sucedió allí. El Dr. Velazquez dijo que “los adventistas decidieron usar el lenguaje fundamentalista para explicar la interpretación profética” y luego pregunto: “¿Por qué fue providencial que ellos dieran certeza en una época de incertidumbre?”.

La realidad histórica es que el adventismo no solo uso un simple “lenguaje” o términos ambiguos, sino que ellos se volvieron fundamentalistas. Esa misma esencia fundamentalista es lo que domina hoy Latinoamérica. El Dr. Elias si bien reconoció que el tema era “una caja de pandora”, dijo que la iglesia había sido protegida del liberalismo por su lectura de los escritos de Ellen White. El Dr. Velazquez intento reforzar esa línea, aclarando la inspiración de pensamiento, y citando una declaración que él escucho de George Knight de hace 20 años, de que nosotros seguimos manteniendo el legado adventista. Pero como suele suceder en la DIA, aquí se pasteurizo a Knight, ¿Por qué el Dr. Velazquez no citó el libro de George Knight del año 2020, Prophets In Conflict: Issues in Authority [Los profetas en conflicto: El tema de la autoridad]? En el concilio de pastores de la División Norteamericana, Knight dijo a los pastores hispanos: “La herejía más grande en la historia del adventismo fue usar  los escritos de Ellen White para interpretar la Biblia”. ¡Esto habría sido mortalmente necesario para muchos fundamentalistas en la DIA!

Por último, se habló de la fatiga adventista, el hecho de que Jesús no venía y nuestras expectativas no se estaban cumpliendo. Sin embargo, el Dr. Velazquez le pregunto al Dr. Elias sobre lo que había visto en “esta vibrante División”, en comparación con otras Divisiones. El Dr. Elías respondió de que la DIA “está al frente de muchas otras Divisiones… está con una fuerza muy grande, se puede percibir cuando veo estos encuentros”. No hubo ninguna reacción de los delegados, solo un silencio, y el Dr. Velazquez intervino dirigiéndose a la audiencia e increpándolos con una pregunta retórica: “¿Escuchó amén?”. Con lo cual la audiencia dijo un “amén” forzado. Entre otras cosas, el pastor Josney se quejó de que los laicos y líderes adventistas no estaban visitando los portales web de la DIA como Aula 7 para recibir adoctrinamiento, sino que estaban buscando otros medios alternativos de información. Lo que te hace ver la poca relevancia e interés que están teniendo, especialmente de las nuevas generaciones.

Conclusión

¿Esto es el adventismo? Lamentablemente el fundamentalismo sigue modelando las posiciones intransigentes en la DIA, provocando poca relevancia para la sociedad y las nuevas generaciones que nos rodean. La manipulación de la información y la poca transparencia, se intentan perpetuar con demostraciones eufóricas por haber alcanzado metas poco reales. Sin tomar en cuenta los verdaderos problemas estructurales y eclesiásticos. Se ha distorsionado no solo el evangelio, sino la misión. ¿Realmente esta es la Misión que Jesús nos dio? ¿Convertir a nuestras iglesias y miembros en esclavos de planificaciones interminables para alcanzar números de bautismos? ¡Cuánta falta hace en la DIA de un Ty Gibson o un George Knight que hablen como lo hicieron en CALLED 2022!

Fotos: Cortesía de la División Interamericana.

 

Daniel A. Mora is the editor for Adventist Today Latin-America. He living in Panamá.

Para comentar, dale clic aquí.